GRAN ESTRENO EN EL ESPACIO 73: ACUSADA

GRAN ESTRENO EN EL ESPACIO 73: ACUSADA

octubre 17, 2018 0 Por RadioLaRioja Redactor

Los días jueves, viernes domingo y lunes la sala del Espacio 73, dependiente de la Secretaría de Cultura, proyectará dos filmes nacionales taquilleros. Se tratan de “Acusada” dirigida por Gonzalo Tobal y “El Ángel” de Luis Ortega. El precio de las entradas generales es de 50 pesos y de 25 pesos para estudiantes universitarios, jubilados y pensionados.

En la función de las 20 horas el estreno de la semana es “Acusada”, el largometraje protagonizado por Laly Espósito, Leonardo Sbaraglia, Daniel Fanego e Inés Estévez bajo la dirección de Gonzalo Tobal. La película cuenta la historia de Dolores Dreier, quien vivía la vida de una joven estudiante hasta que su mejor amiga apareció brutalmente asesinada. Dos años después, ella es la única acusada por el crimen en un caso de gran exposición mediática que la ha puesto en el centro de la escena: todo el mundo tiene una opinión acerca de su inocencia o culpabilidad. Dolores se prepara para el juicio aislada en su casa, mientras la familia Dreier funciona como un equipo dispuesto a todo para defender a su hija. No alcanza con el mejor abogado, sus padres someten a un control obsesivo todo: cómo luce, qué hace, cuánto come y con quiénes se junta. Pero a medida que el proceso avanza y la presión aumenta, aparecen la sospecha y los secretos en el seno familiar. Acorralada y cada vez más sola, Dolores pone en riesgo la estrategia justo cuando un error sería fatal.

Y a las 22 horas, continúa en cartel el éxito de “El Ángel”, con Lorenzo Ferro y Chino Darín. En este filme Luis Ortega refleja la historia del argentino Carlos Robledo Puch. Carlitos, como le conocían cariñosamente familiares y amigos, resultó ser un despiadado asesino en serie que dejó conmocionado a todo el país en la década de los 70. Todo comenzará el día 15 de marzo de 1971 cuando Puch y su cómplice Ibáñez cometieron un atraco que finalizó con el asesinato del dueño y el sereno del establecimiento mientras se encontraban dormidos. Este solo fue el primero de una larga oleada de crímenes de Robledo Puch, en los que a veces actúo sin la participación de Ibáñez, al que se cree que asesinó en un accidente de tráfico aquel agosto. Tras la muerte de Ibáñez la actividad delictiva del asesino se redujo y no volvió a actuar hasta que encontró a su nuevo cómplice, Héctor Somoza con el que continuaron los robos, asesinatos, secuestros y violaciones.