Las Unidades de Terapia Intensiva (UTIs), son lugares dentro de un hospital en los que se tratan pacientes con enfermedades que amenazan la vida. El Hospital de la Madre y el Niño cuenta con la única terapia intensiva pediátrica de la provincia y un completo equipo de profesionales que logró salvar la vida de muchos niños y niñas riojanas, algunos que repercutieron en la prensa y otros que permanecieron en el anonimato. Hoy destacamos su contante esfuerzo.

En lo que va del 2018 el servicio duplicó el número de internaciones con un 80% de las camas ocupadas recibiendo pacientes con politraumatismos, picaduras de alacrán, enfermedades respiratorias graves, pacientes derivados tanto de hospitales públicos y privados ya que es la única terapia intensiva pediátrica de la provincia y recibe a niños con y sin obra social.

Estos pacientes con patologías graves necesitan no sólo tratamientos adecuados, sino monitoreo continuo y soporte constante, por medio de equipos y profesionales que mantengan las funciones del organismo. En las UTIs trabajan una gran cantidad de médicos, enfermeras, y secretarias, personal altamente entrenado en el manejo de estos pacientes, que son los más graves entre los internados del hospital, junto con UTI de Neonatología y la UTI Obstétrica.

Cuando un paciente ingresa a la sala de Terapia Intensiva se genera un tiempo de gran preocupación y estrés para la familia. Es importante saber qué los médicos especialistas en Terapia Intensiva al igual que los enfermeros, se han formado y entrenado para dirigir el cuidado y el tratamiento de los pacientes más gravemente enfermos, o que han sufrido grandes traumatismos o accidentes.

Además si lo considerasen necesario, los profesionales intensivistas a cargo de un paciente requieren la participación de otros especialistas interdisciplinarios del hospital, que aportan al tratamiento y recuperación del paciente. Vaya el saludo de todos a este equipo por su valioso aporte a la comunidad.