Con la presencia del ministro de Gobierno, Alejandro Moriconi y el secretario de DD.HH., Délfor   Brizuela, se dejó inaugurada este jueves en el hall de Paseo Cultural, la muestra de la artista rosarina Claudia Raimondi, “De eso no se habla”. La exposición se presenta en el marco del día nacional del derecho a la identidad y podrá ser visitada hasta el próximo martes 23 del corriente mes.

Durante la apertura el secretario de Derechos Humanos elogio la muestra que recorre el país e instala en la sociedad esta problemática.  “Aún tenemos mucho camino por andar incluso en el terreno legislativo e institucional, para que efectivamente el Estado como lo dice nuestra Constitución, se comprometa con la protección y el acompañamiento a estas personas que buscan su identidad de origen”, acentuó Brizuela.

Así también, agregó que se está luchando por leyes provinciales que garanticen las herramientas de acompañamiento en la búsqueda, incluso la elaboración de un registro de personas que buscan su identidad.

El Ministro Moriconi destacó que hay que seguir trabajando para lograr recuperar la identidad biológica de todas estas personas que buscan conocer su origen.

Así también resaltó que la muestra más que arte es “un testimonio de vida” y que “la paz del alma” se alcanza cuando uno logra saber quiénes fueron sus progenitores.

Por su parte, Nydia Romero, la impulsora de esta muestra y buscadora también de su identidad de origen, agradeció al secretario de Derechos Humanos y al ministro por el permanente acompañamiento.

Nydia busca desde hace años su identidad de origen y trabaja permanentemente en la concientización de esta problemática.

La muestra busca generar conciencia sobre el derecho a la identidad biológica de origen de bebés que fueron apropiados de forma ilegal en tiempos de democracia.

La muestra está integrada por batitas blancas que llevan impresas el rostro de los niños secuestrados e información de la fecha, lugar y nombre de las personas que intervinieron en el traspaso de la criatura desde su familia biológica a la de crianza.

La artista rosarina, quien también busca la verdad sobre su origen, contó que se eligió las batitas blancas para representar esta muestra, ya que es lo primero que se le colocaba al bebe al momento de nacer.

Así también, indicó que las mismas se presentan colgadas de una red por medio de una tanza, simbolizando la inestabilidad que genera el desconocimiento de sus orígenes, sus historias suspendidas y el invisible entramado formado por la red de trata de personas.

Así también se acompaña con carteles sobre la historia de los niños que fueron apropiados.

La muestra expone sobre esta problemática social, el estado de estas búsquedas y pretende que el espectador pueda captar la dura realidad de quienes se encuentran atravesando esta situación.

La muestra que es organizada por la Secretaria de Derechos Humanos dependiente del ministerio Gobierno, podrá ser visitada hasta el 23 del corriente mes inclusive en el Hall del Paseo Cultural.