Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Los enfermeros ya no serán considerados “profesionales de la salud” Trabajadores

noviembre 6, 2018 0 Por RLR Redactor

Trabajadores del sector denunciaron que la modificación aprobada recientemente por la Legislatura deja afuera a gran cantidad de profesionales, como los enfermeros, e implica una regresión en los derechos laborales.

Este martes a las 14:00 la Escuela de Enfermería “Cecilia Grierson”, que pertenece al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y lleva más de 130 años formando profesionales enfermeros, será abrazada por alumnos, docentes y enfermeros profesionales que se oponen a la reforma en la carrera profesional en salud aprobada la semana pasada por la Legislatura porteña, que deja afuera a gran cantidad de profesionales, como los enfermeros, e implica una regresión en los derechos laborales.

“Los enfermeros del ámbito estatal y privado nos organizamos en unidad, en defensa de la educación y la profesión de enfermería”, es la consigna que hoy lleva a la movilización hasta el edificio ubicado en Ambrosetti 601, en el barrio de Caballito.

A pesar de que asociaciones hospitalarias y profesionales, asambleas de residentes y concurrentes, agrupaciones sindicales y partidos políticos se movilizaron a la Legislatura porteña para intentar frenar la reforma, el 1° de noviembre se aprobó con 36 votos positivos y 19 negativos.

“La reforma es repudiada integralmente en los hospitales”, manifestó Natalia Castrogiovanni, presidenta de la Asociación de Profesionales de Servicio Social (APSS) del Gobierno de la Ciudad, al diario Página 12.

La nueva norma excluye a los licenciados en bioimágenes e instrumentación quirúrgica, los psicopedagogos egresados del IES N°1 Dra. Alicia Moreau de Justo y los enfermeros, sector que viene luchando por el ingreso a la carrera profesional”: los trabajadores de salud que queden por fuera de la carrera tienen salarios inferiores y menos derechos. 

“Soy docente de la escuela de enfermería Cecilia Grierson. Este año estamos cursando una currícula nueva, todavía no terminó su cohorte y no se pudo evaluar, pero ya nos quieren imponer otra mucho más precaria con menos años de cursada y menos contenidos. No se garantiza que, al recibirse, los enfermeros puedan homologar con alguna universidad para seguir su carrera de grado“, contó Stella Maris.

“Los legisladores que votaron a favor de esta ley consideran que los enfermeros no somos profesionales. Nos discrimina”, señaló Natalia, una enfermera con larga trayectoria.

Otro de los cambios que se implantarán con la nueva ley es el sistema de evaluaciones. “La ley es ambigua, no se sabe a cargo de quién estarían las evaluaciones”, denunció Castrogiovanni. Además, aseguró que cada dos evaluaciones negativas que reciba un profesional de la salud “se podría pasar a disponibilidad, que es una forma encubierta de despido”.

“Esta reforma no garantiza la estabilidad laboral para ninguno de los cargos de conducción, como lo son los jefes y jefas de servicios”, afirmó la presidenta de la APSS. Con la nueva ley, los jefes de servicio podrían perder su cargo. Esto depende de la evaluación que hagan las direcciones de hospitales. “Antiguamente, se debía concursar para acceder al cargo de director de un hospital. Ahora pasaron a ser cargos políticos que elige a dedo el Poder Ejecutivo de la Ciudad”, lamentó.

Asimismo, la nueva ley implica una extensión de la jornada laboral, ya que los profesionales, que antes cumplían un mínimo de 24 horas semanales, deberán cumplir 30. La nueva norma establece que las capacitaciones deberán hacerse “fuera del ámbito hospitalario”. “Esto implica una extensión de la jornada laboral”, denunció Castrogiovanni.

“Esta imagen es de la unidad de un paciente crítico. Los enfermeros manejamos cada una de esas máquinas y más. Aunque no todos estamos en un área crítica, no por eso es menos importante el trabajo que hacemos”, señaló Rocío Ramírez, otra enfermera. “Escuchar a una mamá que se entera del diagnóstico de su hijo y que no sabe cómo seguir, rotar a ese señor que no puede porque está recién operado, darle de comer a ese abuelo al que nadie viene a visitar, medicar, higienizar, controlar los signos vitales… Y así podríamos hablar de más de miles de tareas que hacemos como enfermeros. Tareas para las cuales nos preparamos durante cinco años que dura nuestra carrera de grado. Y ni hablar de los miles de cursos, capacitaciones, jornadas y especializaciones que hacemos a lo largo de nuestra profesión”, enumeró.

“Te puedo asegurar que en algún momento de tu vida vas a necesitar de nuestra atención, y si tenés la suerte de nunca requerir internación, te cuento que en la sala de tu parto también estuvimos, o cuando te vacunaron. Y en el momento en que el último suspiro deje tu cuerpo un enfermero va a acompañar a tus seres queridos y con mucho respeto va a preparar tu cuerpo para ese adiós final”, expresó una emocionada Rocío al defender su profesión, problemática que en redes sociales se embanderan bajo los hashtags #SomosProfesionales y #EnfermeriaUnaProfesion.

Para la presidenta de APSS, la reforma debe interpretarse en el clima de recortes en salud que lleva adelante el Gobierno Nacional con la degradación del Ministerio o la Cobertura Universal de Salud (CUS). En la ciudad, este achique se manifiesta en el proyecto del Complejo Hospitalario Sur.

“Un artículo dice que, ante el cierre de servicios, se activan mecanismos de traslado de personal y reubicación de esos mismos cargos en otro servicio”, advirtió Castrogiovanni.

“Nos quitaron la profesionalización de la tecnicatura, lo que perjudica a todos los enfermeros, licenciados y estudiantes”, afirmó Victoria López, estudiante de la carrera de Enfermería de la Universidad de Buenos Aires

La presidenta de APSS aseguró que las organizaciones que combaten esta reforma van a seguir “en la lucha”. “Ahora nos toca luchar por una reglamentación que no implique mayores regresiones y por una no aplicabilidad de la ley”, afirmó.

Fuente: Telenoticias.