Lo conversarán Trump y Macri cuando desayunen este viernes en la Rosada. El presidente argentino ya lo dio por hecho.

Después de muchos vaivenes y gestiones, finalmente la reunión bilateral tendrá el marco que ambos gobiernos esperaban: el presidente Mauricio Macri recibirá al estadounidense Donald Trump el viernes 30 en la Casa Rosada, con un desayuno de 7 a 8 de la mañana y una agenda “libre” de temas que incluyen la situación en Venezuela, seguridad, cooperación, inversiones, entre otros. Pero seguramente conversarán también sobre el regreso de la exportación de la carne argentina a Estados Unidos, algo que ya está prácticamente concretado pero que la Casa Blanca se resiste a anunciar en el marco de ese encuentro.

La reunión bilateral se negociaba hace meses y surgía de modo natural, ya que los mandatarios tienen una excelente relación personal y se daba por hecho que el anfitrión le daría un espacio de privilegio al jefe de la Casa Blanca. Se tenía previsto inicialmente que Trump llegaría el jueves 29 y que sería recibido en Olivos, en una cena de la que también participarían las esposas de ambos. Pero el estadounidense decidió acortar su estadía en Buenos Aires –se sabe que Trump no se siente cómodo en este tipo de encuentros de donde suele escaparse rápido– y participará en el G20 sólo una jornada donde aglutinará todas sus bilaterales para luego partir hacia México.

El viernes arranca bien temprano con Macri en La Rosada, lo que le dará un marco más formal a su reunión, que tuvo serias chances de suceder en medio del ajetreo de los rápidos encuentros que los mandatarios suelen hilvanar en los pasillos de la cumbre. En Washington se lo percibió como un nuevo gesto hacia su amigo Macri.