Boca Juniors y River Plate insistirán mañana en el pedido de reprogramar la primera final de la Copa Libertadores para el domingo 11 en lugar del sábado 10 por respeto a la comunidad judía, que ese día cumple con el shabat, un ritual de descanso semanal.