Secuestraron 3 embarcaciones en el Estrecho de Kerch.

La Armada de Ucrania acusó  este domingo a barcos guardacostas de Rusia por apresar tres de sus barcos y herir a dos de sus tripulantes. La flotilla ucraniana iba hacia el Estrecho de Kerch, que separa  el Mar de Azov y el Mar Negro. La zona de conflicto bordea la península de Crimea, anexada por Rusia en el año 2014. Las tensiones crecieron en los últimos meses, cuando Rusia inauguró un moderno puente en la zona y desplegó aviones y helicópteros para vigilar la navegación allí.

Los barcos ucranianos apresados por Rusia son las lanchas artilladas «Berdiansk» y «Nikopol» y el remolcador «Yani Kapu». Habían zarpado desde el puerto de Odessa en el Mar Negro para navegar hacia el puerto de Mariupol, sobre la costa ucraniana del Mar de Azov.

El ataque ocurrió luego de que Rusia acusara a la flotilla ucraniana por violar sus aguas territoriales. Lo encabezó una nave guardacostas del FSB, el servicio federal de seguridad ruso, la antigua KGB. 

Según fuentes de Ucrania, el barco de guerra ruso atacó a las naves ucranianas en aguas neutrales, después de abandonar la zona de 12 km de aguas territoriales rusas.

Ante esta crisis con Rusia, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, convocó a los oficiales del Estado Mayor del Ejército, según se informó. 

Mientras tanto el representante de Ucrania ante las Naciones Unidas, Vladimir Yelchenko, aseguró que el gobierno de Kiev se dirigirá al Consejo de Seguridad de la ONU para denunciar la agresión rusa en el Mar Negro y el Mar de Azov.

Ucrania ya había acusado a una nave guardacostas de Rusia por chocar a uno de sus remolcadores, que navegaba este domingo rodeando la península de Crimea. Según el FSB ruso, a pesar de las advertencias los buques ucranianos siguieron su curso. Por eso, Rusia cerró el Estrecho de Kerch, por donde se entra al pequeño Mar de Azov situado entre la península de Crimea y la región más oriental de Ucrania.

Fuente: AFP, EFE