Ocurrió en Temperley. El cómplice del delincuente muerto fue detenido por vecinos.

Estaba en una parada de colectivos de Temperley cuando observó cómo dos motochorros asaltaban a un chico. Pese a estar de licencia en la Policía de la Ciudad por un embarazo de riesgo, la oficial llevaba encima su arma reglamentaria. Y cuando quisieron asaltarla, no dudó en enfrentarlos. Uno de los ladrones murió y el otro fue detenido.

La policía, que se encuentra de licencia porque cursa un embarazo de tres meses considerado de riesgo, estaba vestida de civil y portaba su pistola reglamentaria calibre .9 milímetros.

Desde la parada de colectivos vio cómo dos delincuentes a bordo de una moto Honda Tornado blanca y negra asaltaban a un chico de 18 años.

No contentos con robarle una mochila al chico, los motochorros también le cruzaron la moto a la oficial y a su cuñada.

La policía se identificó y les ordenó que se tiraran al piso. Fue entonces que uno de los asaltantes la apuntó con un arma de fuego y le disparó.

La respuesta de la policía fueron al menos cinco disparos: el ladrón que manejaba la moto se desplomó en el piso, mientras que su cómplice huyó corriendo del lugar.

Esto fue visto por el chico de 18 años al que habían asaltado previamente, quien junto a dos amigos y un grupo de vecinos atraparon al ladrón que escapaba.