Como viene sucediendo en los últimos meses, el consumo masivo cayó en noviembre 5,9% respecto del mismo mes de 2017, mientras que el acumulado anual cerró con una merma del 1,3%. La situación es bastante más crítica en el interior del país.

Los datos, que corresponden a la consultora especializada Scentia, volvieron a detectar una caída bastante más pronunciada (8,5%) en los autoservicios independientes, incluidos los chinos. Y, de manera menos negativa, una merma en los volúmenes vendidos, del 3,7% en las grandes cadenas de supermercados.

Osvaldo del Rio, titular de Scentia, señaló sobre este sondeo que “entender el contexto es más importante que focalizar en situaciones puntuales y, en este sentido, debemos tener presente que hasta junio el salario le presentaba batalla a la inflación, pero luego de ese mes, el gap entre estos dos indicadores se separó afectando directamente el poder de compra de la gente”, explicó.

Además, según el analista, es necesario tener presente que “la masa crítica del consumo, el 87% del mismo, lo hacen el 92% de los individuos con ingresos de hasta $31.000 mensuales. También, que el ingreso promedio ponderado de los hogares es de $28.872 al mes”, señaló.