La víctima se encuentra en internada en terapia intensiva con golpes en casi todo el cuerpo. El caso generó varias protestas en la región.

Cada vez son más las protestas que sacuden a la ciudad boliviana de Santa Cruz luego de que una chica de 18 fue drogada y violada por cinco jóvenes en la habitación de un hotel. Colectivos de mujeres marcharon en reclamo de Justicia, en un caso que comparan con “La Manada” de España.

El ataque sexual ocurrió el fin de semana pasado cuando un grupo de cinco jóvenes junto a la chica, quien era su amiga, se dirigieron a un boliche en la ciudad oriental de Santa Cruz y fueron echados del lugar por consumir drogas.

Al salir del local bailable, los jóvenes fueron a un hotel de la zona donde tomaron más sustancias ilegales y violaron a la víctima. Tras la agresión, la chica comenzó a sufrir convulsiones, según informó a los medios el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia en Santa Cruz, Ramiro Pérez.

La joven fue trasladada de urgencia a un hospital con ayuda de personal del hotel. El abogado de la víctima informó que en este momento se encuentra en una situación crítica con contusiones en el rostro, las piernas y una hemorragia en el ojo derecho. “Su vida gracias a Dios ya no corre peligro, y esperamos que ella se mejore, pero está en una situación crítica por todo lo vivido”, detalló.

Una vez atendida, los peritos le realizaron un examen toxicológico que reveló que “tenía seis sustancias, entre ellas, cocaína, marihuana, metanfetaminas, éxtasis, molly”.

Los cinco jóvenes fueron detenidos, entre ellos un chico, y un juez determinó enviar preventivamente a la cárcel en Santa Cruz a los cuatro mayores de edad. Por otro lado, el más joven de los acusados deberá ir a un centro de rehabilitación especial.

El caso motivó el reclamo de colectivos de mujeres, que realizaron una pacífica marcha delante de las oficinas de la fiscalía de Santa Cruz, para exigir justicia. “¡Estamos acá para decir basta de tanta violencia!”, afirmó la abogada Jessica Echeverría, una reconocida activista contra la violencia sexual.

“A los familiares de La Manada que sabemos que tienen dinero e influencias, si ustedes tienen poder, redes, dinero nosotras las mujeres cuando nos unimos somos una tormenta”, expresó la letrada, que amenazó con desatar protestas si sus reclamos no son atendidos.

En tanto, la organización privada de derechos humanos APDHB manifestó su indignación a través de su representante María Inés Gálviz: “No puede ser que cinco jóvenes, que porque tienen plata, hacen y deshacen de las personas, de los seres humanos que más queremos”.