Brian entró a la página web del polémico crucero sexual y vio un cartel que de inmediato capturó su atención. El texto presentaba un sorteo inusual: comprando alguno de los productos con la marca Sex Islandparticipaba inmediatamente por un lugar en un crucero sexual de tres días, que promete sexo ilimitado con decenas de mujeres. Entonces fue al cuarto de sus padres, le robó la tarjeta de crédito a su papá y se compró una carcasa para el celular y una mochila. Días más tarde su rostro se volvió famoso en todo el mundo, ya que increíblemente ganó el pasaje y hay una gran polémica entorno a su participación en la descontrolada orgía.

Según cuenta el Daily Mail, Brian es chileno pero está radicado junto a su familia en Nueva York. Sus padres no tenían idea de que el chico se había anotado en el insólito sorteo, pero al enterarse de lo sucedido sus posturas fueron dispares. Su papá lo apoya, pero en cambio su mamá está en contra. 

Brian junto a su papá festejando el logro. El menor estará en un crucero sexual

Brian junto a su papá festejando el logro. El menor estará en un crucero sexual.

El periódico británico afirma además, que el menor aseguró tener el permiso firmado de su papá para poder viajar: «Cuando le dije a mis papás que había ganado el sorteo se enojaron mucho. Pero después mi papá buscó información sobre el crucero y le gustó lo que vio. Entonces decidió que podía ir y me firmó el permiso porque soy menor de edad». 

El crucero lleva a los pasajeros a una isla en la que se puede jugar al golf al estilo más descontrolado.

El crucero lleva a los pasajeros a una isla en la que se puede jugar al golf al estilo más descontrolado.

Al mismo tiempo, contó que su papá le advirtió de los peligros que corre con esta cuestionada aventura: «Me dio la charla sobre sexo y me dijo que tuviera cuidado de no contraer enfermedades». En tanto con su madre la situación sería muy diferente: «Mi mamá no me ha hablado desde que se enteró». 

La taza es uno de los productos que se venden en el sitio web y que permiten participar por el sorteo de pasajes.

La taza es uno de los productos que se venden en el sitio web y que permiten participar por el sorteo de pasajes.

Este viaje incluye un recorrido de tres días que es secreto para evitar el rechazo que recibió el año pasado en Cartagena (Colombia), donde estaba anunciado que tendría una parada. Según el sitio web de la empresa, los pasajeros tendrán que viajar hasta Trinidad y Tobago y desde allí serán trasladados en el barco hasta una isla privada.  

El campo de Golf de la Isla. El ganador del torneo tendrá a su disposición a 60 mujeres.

El campo de Golf de la Isla. El ganador del torneo tendrá a su disposición a 60 mujeres.

Pero el descontrol comienza desde que los clientes abordan el crucero polémico. Es por eso que las críticas se centran en las pocas posibilidades de las prostitutas que participan del viaje de escapar o poner límites ante un contexto machista, en el que abunda el consumo de alcohol.

El crucero garantiza dos mujeres por cada hombre, durante los tres días.

El crucero garantiza dos mujeres por cada hombre, durante los tres días

La empresa sostiene que se vende un servicio y que las mujeres están allí por su propia voluntad. «Nos dedicamos a eventos de entretenimiento exclusivos para hombres, ofrecemos servicios y productos que van desde recibirte en el aeropuerto, fiestas de yates de lujo, las mujeres más bellas y atractivas, sexo sin límites, alcohol gratis y sorpresas sexuales». 

«Todas las chicas que participan en el evento participan por su propia voluntad y, son mayores de edad. La seguridad de nuestras mujeres y clientes es nuestra prioridad», afirman.

El crucero sale desde Trinidad y Tobago y ofrece tres días de descontrol.

El crucero sale desde Trinidad y Tobago y ofrece tres días de descontrol.

Respecto del consumo de estupefacientes, en el sitio de la empresa presentan un controversial mensaje: «Ni nuestro personal ni nuestras chicas tienen permitido suministrar cualquier tipo de sustancias. Lo que está permitido es su consumo durante nuestro viaje«.

Mientras tanto, el menor se prepara para abordar este viernes al crucero del sexo para perder su virginidad, en un viaje para el que no hay dudas que no está preparado.