El gobernador Sergio Casas, junto a miles de feligreses, participó  de la procesión en honor a San Nicolás de Bari y Divino Niño Jesús Alcalde. La tradicional ceremonia religiosa fue presidida por el Obispo Diocesano Dante Braida, quien destacó la proximidad de la beatificación de los cuatro mártires riojanos, pidió a los jóvenes involucrarse en la vida cristiana y vivir plenamente el compromiso social y político.

El gobernador Sergio Casas participó este 1 de enero de la tradicional Procesión en Honor a San Nicolás de Bari y el Divino Niño Jesús Alcalde, en donde las autoridades junto a miles de feligreses y profesantes caminaron junto a las imágenes por las calles de la Ciudad.

También estuvieron presentes la vicepresidenta primera de la Cámara de Diputados, Adriana Olima; el ministro de Hacienda Jorge Quintero, de Infraestructura, Juan Velardez, de Salud Judit Díaz Bazán; la secretaria de Representación Institucional,  Griselda Herrera; la intendenta de Chilecito, Silvia Gaitán; demás autoridades del Ejecutivo Provincial.  También participaron el intendente de Capital, Alberto Paredes Urquiza; el viceintendente Óscar Luna y demás miembros del gabinete municipal.

Finalizado el recorrido, las imágenes se ubicaron frete la Iglesia Catedral, donde posteriormente el Obispo Braida dio su mensaje a todo el pueblo. “Las imágenes nos acompañan como signo claro de que siempre están a nuestro lado, caminando junto al pueblo, atendiendo nuestras necesidades. Para mí es un orgullo muy grande iniciar este obispado con estas festividades del pueblo riojano”, expresó.

Asimismo, pidió por la participación de los jóvenes y la comunidad en general, para involucrarse en el cuidado de las instituciones cercanas, manifestando el sentido social de nuestra fe.

En un año marcado por lo electoral, pidió reflexionar y elegir a conciencia al candidato que mejor servirá al pueblo,  teniendo en cuenta “cuál es su pensamiento y obra, su compromiso con la vida desde el vientre materno, su compromiso con el ambiente, su modo de vivir”. “La buena política está al servicio de La Paz”, sostuvo en referencia a la palabra del Santo Padre en la misa de Año Nuevo que coincidió con la 52 Jornada Mundial por la Paz.

Jornadas de Beatificación

“El 27 de abril será la  ratificación de 4 mártires riojanos, que se comprometieron a esta tierra y pusieron en práctica el evangelio en un época complicada, su beatificación es de gran importancia para este pueblo y toda Latinoamérica”, resaltó Monseñor Braida.

Sostuvo que “Wenceslao como laico nos dice que vale la pena jugarse por una familia y por el lugar donde uno vive, que vale la pena perdonar; Fray Carlos de Dios nos anima a ser profetas de la verdad y la justicia, el padre Gabriel a ser comprometido con quien camina a mi lado, Monseñor Angelelli nos invita a vivir en comunión con la iglesia en toda circunstancia”.

En este sentido, pidió  vivir este acontecimiento de la beatificación con el llamado que Dios nos hace a cada uno, plasmarlo en lo cotidiano porque todos somos llamados a la santidad. “Que cada creyente ande su propio camino, manifestando su fe, todos estamos llamados a ser testigos pero existen muchas formas de dar testimonio”, explicó.

Monseñor hizo referencia a los abusos que impactan nuestra vida, dañan nuestra fe y ante esto la iglesia asume con dolor esta realidad, marcando la importancia de mirar la vida de quienes han vivido con humildad y sencillez la vida cristiana, renovando nuestro compromiso con Dios, para ser bendecidos por la paz, la unión, el amor y el respeto entre los seres.

A continuación, se entonó el Himno Nacional y arriamiento de la Bandera Argentina, seguidamente Monseñor Braida realizó la Bendición Papal en nombre del Sumo Pontífice. Al Final la ceremonia las imágenes fueron colocadas al ingreso de la Iglesia Catedral donde los presentes tomaron gracia y pidieron por este nuevo año.