Una vez más el chayódromo lució colmado en su cuarta noche, alcanzando su punto más eufórico la Chaya de Oro con los impresionantes shows que ofrecieron el Embajador Cultural Sergio Galleguillo y la presencia de la cumbia santafesina a través de Los Palmeras. El clima chayero lo mantuvieron vigente Natalia Barrionuevo, Daniel Argañaraz, Grupo Vocal Norte, Agua Blanca, Los Huayra Salamanqueros y el ascendente Bautista Martínez, entre otros.

El fuego chayero de la cuarta noche de oro lo abrió pasadas las 21.30  Raíces Costeñas, grupo de danzas del Centro de Animación Socio Cultural del departamento Castro Barros, ganadores de la categoría Chayerito, pre chaya, sede Aimogasta. Los pequeños mostraron en cuadro argumental el topamiento y la manera de chayar.

Tras la apertura y presentación del locutor Juan Manuel Moreno, convocó al escenario al periodista y locutor Gabriel Miranday, quien tuvo la responsabilidad de invitar al escenario a Los Copleros del Cuero Vega, grupo de vidaleros de Anjullón ganadores de la pre chaya, sede Aimogasta, aportando interpretaciones con el tradicional tun tun de las cajas chayeras.

A continuación se sumó la voz femenina, proveniente del departamento General Belgrano, la periodista y locutora Melina Tello, quien presentó al cantor y guitarrero Lalo Nieto que con Aromas de Chaya se consagró ganador del rubro Canción Inédita de la  pre chaya, sede Aimogasta.

La gracia llegó después al escenario con la participación de la pareja de danzas Soria-Nieto del Grupo Fusión, del departamento Castro Barros, ganadores de la pre chaya Aimogasta, quienes bailaron una zamba de Los Manseros Santiagueños.

Luego fue el turno de Mayra Mercado ganadora de pre chaya, sede La Rioja en el rubro Canción Inédita, que interpretó “Voz de Cardón”, autoría de Carlos Paredes.

A casi una hora de la cuarta luna chayera llegó al escenario el novel artista Bautista Martínez, que con canciones dio el puntapié para los manos en alto y los primeros gritos chayeros que se levantaron de las plateas, pero además salió a relucir la harina y albahaca, sobre todo con ritmos chayeros, como el clásico “En el Camión de Germán”,  para premiar la actuación del pequeño, conocedor de escenarios nacionales.

Con el público ganado, el pequeño Bautista bajó del escenario y se acercó a la valla que separa las plateas, invitando a corear la canción Oncemil de Abel Pintos. Después arriba y con gran dominio escénico, interpretando “Carnaval en la Rioja”, recibió un cerrado aplauso consagrador.

A continuación, el locutor Jorge Agüero presentó al guitarrista, compositor y cantante Juan Arabel. El vocalista nacido en Ulapes, La Rioja y radicado en Córdoba que ofreció un cuidado repertorio de canciones que recibieron el reconociendo del público.

La gracia de la danza llegó después al escenario con la presencia nuevamente del Grupo Fusión, del departamento Castro Barros, ganadores de la pre chaya, sede  Aimogasta, que ofrecieron una particular y distintiva representación del topamiento nuestro.

En tanto la participación de Sergio Quinteros, otro joven riojano interpretando canciones que trasvasan el folklore tradicional, incorporando además del charango, batería, guitarra acústica y güiro. También interpretó con un estilo muy particular “El Camión de Germán”, logrando la aceptación del público chayero.

Luego fue la participación de El Negro Cortez, cantor y guitarrero que ha sabido ganarse el respeto del público a lo largo de los años, presentaciones tras presentaciones. En esta Chaya de Oro aportó el ritmo del folklore tradicional y chayero que siempre espera el público.

Con la presencia de Mariel Valdez se perfumó el escenario con el aroma de una joven en permanente ascenso, una carrera que ha desplegado por distintos escenarios de la Rioja y del país, siempre acompañada de su padre, José “El Chango” Valdez. Aportadora de un repertorio de canciones que ya la identifican cada vez que se escucha su dulce voz, sin olvidar los ritmos chayeros.

Inmediatamente “El Chango” Valdez tuvo también su participación interpretando una serie de canciones que levantaron el aplauso del público.

Luego fue el turno del grupo vocal Agua Blanca, precedido de importantes distinciones a nivel nacional. Con 16 de carrera, en junio del año pasado presentaron su cuarto disco “Viejo Corazón”.

Agua Blanca conformado por Juan Manuel Sánchez, Cristian Machado, Flavio Cortez, Daniel Quinteros, bajo la dirección musical de Alfredo Romero, fiel a su estilo de combinación vocalista e instrumental en cada una de sus interpretaciones.

La nota sorpresa fue la invitación que le realizó el grupo a Sergio Galleguillo para interpretar juntos “Chayita del Vidalero”.

Después de la medianoche fue la participación de Natalia Barrionuevo, portadora de una trayectoria nacional que le valió la posibilidad de recibir distintas distinciones.

Su figura se agigantó con interpretaciones que pasaron por zambas, chacareras, vidalas y desde luego ritmos netamente chayeros, dejando su voz y toda la energía en cada canción, lo que le permitió ser coronada con el aplauso del público.

Como viene ocurriendo noche tras noche, el Ballet Oficial presentó el cuadro Orígenes y Chaya, puesta que en esta jornada nuevamente fue premiada con el aplauso del público e inmediatamente el animador Homero Coronel Montes convocó a sumarse a esta fiesta chayera, ante el grito y algarabía de los presentes que hacían revolear puñados de harina en el chayódromo, mientras el cielo se asociaba iluminándose con un show impresionante con los ya tradicionales fuegos artificiales.  

Esta segunda parte del festival tuvo su continuidad con la participación de otro consagrado como lo es el Grupo Vocal Norte, ganador de un prestigio que le ha permitido recorrer no solo los escenarios de la provincia, sino además los principales festivales del país.

Sumando nuevamente a Kike Álamo, hizo un recorrido por sus temas tradicionales, como el clásico “Cholita de Ojos Azules”, pero no en vano recorrieron ya más de 30 años de trayectoria, por lo que eso significa el aporte de nuevos temas, que lo hacen como uno de los grupos con continua vigencia en el cancionero nacional.

GALLO, POR SIEMPRE GALLO

Ante un predio prácticamente colmado, el Embajador Cultural, Sergio Galleguillo sumó a los Murgueros con ritmo que levantó el público chayero y le siguió con un repertorio de temas nuevos, luego zambas, chacareras, después sus temas ya conocidos que lleva en cada festival que se presenta, entre ellos “Niña Chay”, “Zamba para Olvidar”.

Sergio con todo el chayódromo coreando sus temas disfrutaba igual que el público que lucía envuelto en una nube de harina.

También sumó la presencia de la chamicalénse Camila Molina, participante de La Voz, siguió con “Chayita del Vidalero”, invitando además a Hugo “Duende” Garnica, creador de la chacarera El Olvidao, donde juntos interpretaron entre otros, “Chacarera de La Cuadra”, para continuar con el infaltable “El Camión de German”.

No podía faltar la presencia del histórico animador Homero Coronel Montes, con su saludo tradicional: ¡Salud América, Salud Argentina, Salud Riojanos! : La Rioja vuelve a chayar…., preludio de “Carnaval en La Rioja” y por lógico la algarabía de todos que no dejaban ver la platea por la nube de harina instalada  después de una hora de show del Embajador Cultural, que recibió una vez más la ovación cerrada en el chayódromo.

¡Esto no termina! Gallo, por siempre Gallo siguió con “Amor Prohibido”, “Solita y Sola”, el bis de “El Camión de Germán”, repitiéndose la ovación para el riojano que lleva la chaya a todos los festivales del país.

Galleguillo, durante su actuación recordó a Edgardo Vergara Martínez, periodista, locutor y empresario que durante varios años organizó la fiesta mayor de los riojanos.

LA CHAYA TAMBIÉNRECIBIÓ LA CUMBIA DE LOS PALMERAS

Con 46 años de trayectoria, se presentó por primera vez en la Chaya la cumbia santafesina de Los Palmeras, arrancando con “Bombón Asesino” y después siguió una catarata de éxitos y nadie quedó sin ensayar un pasito cumbiero, con el marco enharinado del chayódromo. Ya habían pasado las 3 de la madrugada del lunes y todo era alegría en la zona del Yacampis.

Una de las curiosidades que aportó la presentación de Los Palmeras fue la presencia de Leo Cerratto, operador de Rony Vargas en Viva la Radio de Cadena 3, quien fue invitado por el grupo de cumbia para llevar el ritmo de su güiro.

La cumbia instalada en el chayódromo sirvió para afirmar que a la chaya en La Rioja hay que vivirla, con ritmo de folklore, rock, cumbia o cuarteto. Lo preponderante quedó confirmado que es el espíritu de la gente.

Las coplas y las vidalas llegaron a través del grupo de “Toma Josho”, representantes riojanos ataviados de bombos y cajas chayeras, con una manera muy ancestral de entonar canciones.

Después siguieron en el cierre de la cuarta noche de la Chaya de Oro, Los Huayra Salamanqueros, sanagasteños que brindaron un repertorio con selección de canciones chayeras que fueron del deleite de los amanecidos concurrentes al chayódromo, cuando el reloj ya marcaba sobre pasaba las 4 de la madrugada.

También actuaron en la Chaya de Oro Sebastián Ávila, Daniel Argañaraz, Fama Trio y Los Indios.