El fotógrafo de Página/12 golpeado y detenido por la Policía de la Ciudad logró capturar la imagen de los agentes que lo agredieron. Antes de ser arrestado pudo entregar la cámara a otro reportero gráfico para que las fotos lleguen al diario.