Los efectores de salud realizan un arduo trabajo buscando garantizar la asistencia oportuna a los trabajadores rurales, quienes se desempeñan en las fincas de las localidades de Nonogasta, Vichigasta y Sañogasta. 

Los agentes sanitarios son los encargados de realizar visitas periódicas, a fin de controlar las condiciones de vivienda, carnet de vacunas  y el estado físico de los cosecheros.

Al respecto Nora Barrera, coordinadora de agentes sanitarios de la zona sur del Departamento, informó que en los primeros días del mes de febrero arriban a las localidades un gran número de trabajadores golondrinas, es decir, trabajadores estacionales que migran por diferentes regiones del país cubriendo la demanda de cosechas. Estos trabajadores generalmente provienen de las provincias de Jujuy, Salta y del hermano país de Bolivia. 

“En este periodo nosotros trabajamos fuertemente en los inquilinatos para ver la cantidad de gente que trabaja en la finca, controlar condiciones de vivienda, si hay saneamiento ambiental, si se encuentra alguna mujer embarazada, entre otros factores” comunicó la agente.

Además los agentes aprovechan estos encuentros para dialogar con los cosecheros sobre hábitos saludables, higiene y alimentación. Como así también controlan el carnet de vacunas y que las mujeres embarazadas reciban el control perinatal correspondiente. “En estos días hemos captado a varias mamás que han venido sin el control de embarazo. En esos casos realizamos la derivación al hospital de la localidad para que reciba su primer control y tenga un embarazo seguro. Como así también le garantizamos a los pequeños de las familias que tengan el calendario de vacunas este completo y reciban la leche gratuita” comentó Barrera.

Cabe destacar que de que los agentes de salud en caso de detecten algún caso de gravedad, son los encargan de realizar el nexo con los hospitales y centros de salud, para que los ciudadanos reciban asistencia en un centro de mayor complejidad.