Senadora Cristina Kirchner 

Ya es archisabido que el denominado círculo rojo le quitó la confianza a Mauricio Macri luego de comprobar en estos últimos 15 días su ineptitud para manejar la economía de un país como la Argentina. La inflación descontrolada, el dólar en alza permanente y la suba del riesgo país fueron los puntos que dispararon la decisión de no respaldarlo como candidato.

Aún es temprano para anticipar escenarios electorales, pese a que las encuestas de un lado y otro prevén una victoria de Cristina Fernández de Kirchner tanto en primera como en segunda vuelta, si las cosas continúan como hasta ahora. Y lo cierto es que no hay demasiadas luces en el horizonte como para avizorar un panorama de mejoría.

Frente a esta posibilidad, hoy mas probable que un año atrás, los CEO´s de las principales corporaciones industriales, comerciales y de servicios mantuvieron en absoluta reserva reuniones con la ex presidenta en las oficinas que posee en el Instituto Patria.

A estos personajes (que dicho sea de paso ganaron mucho dinero durante los gobiernos kirchneristas) no les seduce ver a Cristina por tercera vez sentada en el sillón de Rivadavia. Pero los números y el pragmatismo mandan por encima de las preferencias.

Los encuentros tuvieron como objetivo saber de su propia boca y de la de su principal espada económica, Axel Kicillof, cuáles serían sus proyectos en materia económica en el caso de que accediera nuevamente a la presidencia.

Por supuesto que no recibieron detalles específicos pero Kicillof les dio un par de detalles que intentaron llevar tranquilidad. «No somos anticapitalistas» les dijo el ex ministro y confirmó que si llegan a la presidencia van a renegociar la deuda con el FMI. Una manera de decir que con Cristina presidenta no habría default.

CFK mantuvo encuentros con representantes de la industria, el campo, el comercio, los bancos, construcción y corredores de bolsa. Dos nombres demuestran la importancia que ese sector le da a un eventual tercer gobierno kirchnerista más allá de sus gustos o preferencias personales: Luis Pagani de Arcor y un estrecho colaborador de Paolo Rocca de Techint.

Al mismo tiempo, en las últimas horas llegaron a la Argentina representantes de fondos de inversión que compraron bonos de la deuda argentina, desesperados por tratar de reunirse con el entorno económico de CFK con el mismo objetivo: saber que va a hacer el kirchnerismo si regresa al poder.

Como los CEO´s argentinos, ellos también ven como escenario posible una tercera presidencia de Cristina Kirchner y pretenden obtener garantías de que esos bonos se van a pagar, aunque son conscientes de que la situación financiera los obligara a sentarse para renegociar y, eventualmente ceder una quita de fondos, tal como ocurrió en 2005 y 2010.

Estos movimientos están en conocimiento del núcleo duro del gobierno macrista, que siente de esta forma que se le empiezan a quemar los papeles. Máxime sabiendo que tras la publicación de su libro, el próximo paso sera el lanzamiento de Cristina Kirchner como candidata a presidenta por tercera vez en su extensa trayectoria política y con altas chances de ganar una vez más.