Mediante el decreto respectivo, el Poder Ejecutivo declaró duelo provincial por tres días,  lapso en que estarán las banderas a media asta en todos los edificios públicos provinciales.  A través de esta norma se invita a los municipios a adoptar medidas similares.