El combinado nacional viene de conseguir un gran empate en su debut ante Japón.

La Selección Argentina jugará este viernes ante Inglaterra, una potencia, por la segunda fecha del Mundial femenino de Francia, luego de haber empatado en el debut frente a Japón sin tantos.
Se medirán desde las 16, hora de nuestro país, en el Stade Oceane de Le Havre que tendrá como jueza a la china Qin Liang y será televisado por la TV Pública y DirecTV Sports 2. El equipo conducido por Carlos Borrello, que está disputando un Mundial tras 12 años, ya hizo historia con la igualdad ante las japonesas, subcampeonas mundiales 2015 y campeonas en 2011.
Las argentinas habían sido eliminadas en la primera ronda de los Mundiales 2003 y 2007, sus otras dos participaciones (y con el propio Borrello como DT) sin poder sumar. Inglaterra es un rival peligroso que en la primera fecha del Mundial le ganó 2-1 a Escocia y es líder en el Grupo D.
«Argentina es consciente de a quién se va a enfrentar y lo respeta. Inglaterra es mucho más vertical que Japón y el tema aéreo va a ser muy importante. Hay que leer bien la pelota porque son rápidas», expresó Borrello en conferencia de prensa.
Hay un dato que marca la disparidad de los equipos, más allá de la historia: mientras que las 23 futbolistas del plantel británico son profesionales, solamente nueve de las argentinas, que juegan en el exterior, no lo son.
La defensora Ruth Bravo también formó parte de la conferencia de prensa y declaró: «Fuimos en crecimiento en este tiempo, despacio, pero siempre con el objetivo de ir hacia adelante». La salteña de 27 años, que actualmente juega en el CD Tacón de España, recordó: «Estuvimos dos años sin entrenar y lo sufrimos. Siempre queremos que Argentina tenga una continuidad. Tuvimos muchas dificultades en el medio. Reclamamos, fuimos escuchadas y eso fue muy importante».