En la mañana de este jueves, siete nuevos graduados recibieron sus respectivos diplomas en el emotivo acto que se concretó en la Sede Regional Villa Unión. En la oportunidad, también se entregaron certificados por proyectos y actividades de extensión en las que participaron los estudiantes.

 

La ceremonia estuvo encabezada por el decano de la Unidad Académica, Silvio Santillán, el decano del Departamento de Ciencias Sociales, Jurídicas y Económicas, Juan Chade, el secretario de Asuntos Académicos, Miguel Molina, la secretaria de Extensión Universitaria, Liliana Ortiz Fonzalida, la subsecretaria de Graduados, Cristina Uliarte, secretarios de la Sede, directores, docentes, nodocentes, estudiantes y familiares.

 

Al respecto, Molina brindó su discurso señalando: “Estos graduados son protagonistas de una situación que se viene dando, y que el rector (Calderón) destaca en cada colación: son la primera generación de graduados de sus familias, lo cual habla de una situación particular que se da también en toda la provincia con el 80 por ciento; pero en este caso, se da en su totalidad, el 100 por ciento”. Seguidamente, agregó: “ahora, el propósito es devolver a la comunidad todo lo que adquirieron en la universidad, para hacerla crecer y continuar con el proceso de transformación que se viene dando en la región”.

 

De igual modo, Santillán, dirigiéndose a los nuevos profesionales, dijo: “El futuro de cada uno está en sus manos. Agradezcan el esfuerzo de sus padres y el trabajo de sus profesores, porque hicieron lo posible para que hoy estén aquí, en este lugar de privilegio”. “Hoy, se abre un nuevo ciclo, en donde todo lo que aprendieron en conocimientos, valores, principios, y actitudes, será de fundamental importancia para sortear exitosamente los retos que enfrentarán”, precisó.

 

Por su parte, el graduado del Profesorado Universitario en Educación Física, Víctor Julio Manrique, quien además es oriundo de la ciudad de Chilecito, expresó su agradecimiento a la Sede Villa Unión por haberle dado la oportunidad de formarse profesionalmente. “Lo que me deja la universidad es casi inexplicable. Se genera un sentido de pertenencia. A donde vayamos estaremos identificados con esta universidad, porque ha sido nuestra casa, nos ha albergado en una etapa importante y difícil para los estudiantes, que fue cuando pasamos de la secundaria a la universidad”, sostuvo.

 

Para finalizar el acto, llegó el momento más esperado por los nuevos siete graduados: la entrega de sus anhelados diplomas.