El fenómeno climático traería consigo una baja en la temperatura de los últimos días, inusualmente altas para el invierno29 de agosto de 2019

Una intensa lluvia comenzó a caer en la ciudad de Buenos Aires minutos después de las cinco de la mañana, marcando así el comienzo de la denominada tormenta de Santa Rosa que, aunque algunos consideran un mito, otros definen como un fenómeno comprobable que suele tener lugar en los últimos días de agosto o los primeros de septiembre.

A la vez de las precipitaciones que ya arrecian en la capital, el Servicio Meteorológico Nacional emitió dos alertas a corto plazo en distintas zonas de la provincia de Buenos Aires, advirtiendo sobre posibles tormentas fuertes con ráfagas y ocasional caída de granizo.

Una de ellas alcanza a las localidades ubicadas en el suer de la provincia como Ayacucho, Castelli, Chascomus, Dolores, General Guido y General Lavalle, entre otras, mientras que la segunda abarca -también en el sur pero más cerca de la capital- a las de Berisso, Brandsen, Cañuelos, Ensenada, La Plata y Lobos, y aledañas.

Las lluvias, que se espera se extiendan a lo largo de la mayor parte del día en la ciudad, traerán consigo una consecuente baja en la temperatura, que en los últimos había sido inusualmente alta para el invierno. Las máximas previstas para hoy todavía llegan a los 20 grados, pero la mínima del viernes volverá a ser acorde a la estación actual: será de 10 grados y llegará como máximo a los 15°. Y continuará oscilando alrededor de cifras similares durante próximos días, aunque no se esperan más lluvias.

La historia de esa tormenta de la tormenta de Santa Rosa, llamada así por la festividad de Santa Rosa de Lima, data de principios del siglo XVII, cuando ante la proximidad de una flota pirata holandesa en las costas de Perú, Isabel Flores de Oliva reunió a todas las mujeres de la ciudad para orar por su salvación e, intempestivamente, según cuenta la leyenda, se produjo una furiosa tormenta que impidió el desembarco, dejando a salvo a la ciudad.