Si no hubiese estudiado en esta universidad, probablemente no hubiese estudiado una carrera universitaria y ni pensar en un doctorado”, dice Yamila Brandán, graduada de la UNLaR, doctorada y posdoctorada en la UBA, tras ser becada por el CONICET. Hoy, se dedica a la docencia universitaria y promueve la investigación.

La doctora en Bioquímica Yamila Brandán se graduó en la Universidad Nacional de La Rioja, se postuló a las becas doctorales y postdoctorales que ofrece el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), donde quedó seleccionada para doctorarse y posdoctorarse en Bioquímica, en la Universidad de Buenos Aires.

Brandán, quien actualmente es docente en cátedras de las carreras de Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional de La Rioja, contó cómo comenzó la enriquecedora experiencia que vivió a partir de su postulación en las becas que ofrece el CONICET. “En tercer año de la carrera de Bioquímica, cursaba una materia que se llamaba Biología General y Celular, que la dictaba la doctora María Gabriela Márquez, que fue quien se convirtió en mi directora de beca. Cuando la conocí a ella, sentí que se despertó en mí el interés y la curiosidad por la investigación”, manifestó.

Asimismo, explicó que su trabajo de investigación y sus experimentos se centraron en estudiar las células del túbulo conector de la papila renal de ratas adultas, y agregó: “cuando comenzamos, los becados debemos elegir una institución para trabajar; en mi caso, en la UNLaR todavía no estaba aprobado un doctorado en área de salud, entonces elegí hacerlo en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, pero algunos experimentos los pude hacer acá, en el Centro de Investigación e Innovación Tecnológica (CENIIT)”. En esa línea, comentó que, en el mismo año que finalizó el doctorado -que duró cinco años-, comenzó con el posdoctorado que finalizó en abril del presente año.

Por otra parte, la bioquímica resaltó las oportunidades y experiencias que vivió luego de haberse graduado de una universidad pública, como lo es la UNLaR: “mi familia no tenía la posibilidad de enviarme a otra ciudad, o a otra provincia a estudiar, entonces, si no hubiese estudiado en esta universidad, probablemente no hubiese estudiado una carrera universitaria y ni pensar en un doctorado”, expresó.

Actualmente, Brandán está a cargo de proyectos de investigación en los que participan estudiantes becados de las carreras de Bioquímica y Farmacia de la UNLaR. En relación a ello, dijo que “la investigación es un campo muy lindo porque a uno le permite crecer, pero también es importante la vocación ya que lleva muchas horas de estudio y de trabajo. No se puede obligar a nadie a hacerlo, se requiere compromiso y pasión, los resultados obtenidos muchas veces enorgullecen por el tiempo invertido en estudiar e investigar”, indicó.

CONICET: “La situación actual es bastante desalentadora”

– ¿Qué opinión tenés de la situación que están viviendo los investigadores, sobre todo los del CONICET?

– La situación actual es bastante desalentadora.

– ¿Por qué crees que pasa esto? ¿Crees que el gobierno no se ocupó de este sector? ¿Crees que puede mejorar?

– Sí, seguramente, los fondos fueron mal manejados. Y por ello ahora no se puede hacer frente a cosas como completar el pago de subsidios y mantener a los institutos que dependen directamente de CONICET. Espero que se logre mejorar. Quizás, tome tiempo, pero es necesario que un país apoye a la ciencia en todas sus ramas.