Hace 43 años la dictadura secuestraba, torturaba y asesinaba a estudiantes secundarios que luchaban por sus derechos. El mejor homenaje que podemos hacerles es garantizar a las y los jóvenes toda la libertad que la democracia ofrece. Verdad y justicia para ser libres.