LA FUNCIÓN JUDICIAL RINDIÓ HOMENAJE A ANGELELLI EN EL MES DE AGOSTO


Con la Cantata «Pastor de Tierra Adentro», el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) concluyó el programa de actividades que desarrolló durante el mes de agosto en homenaje a Monseñor Enrique Angelelli, al conmemorarse un nuevo aniversario de su paso a la inmortalidad, ocurrido durante la última dictadura militar. Este conjunto de eventos se llevó a cabo en el marco de la iniciativa planteada por el presidente de la Función Judicial, Dr. Luis Brizuela, quien impulsó la iniciativa de ciclos culturales como parte de una visión de una justicia de puertas abiertas a la comunidad riojana.
El TSJ se propuso abrir las puertas de la justicia y en ese marco durante el mes de agosto desarrolló una agenda de actividades con el objetivo de “honrar a Angelelli y los Mártires Riojanos, y a través de ellos a miles de argentinos que dieron su vida luchando por un mundo y un hombre nuevo, quienes padecieron en cárceles injustas con el compromiso de pugnar por una Argentina y Rioja mejor”, aseguró el presidente de la Función Judicial, Luis Brizuela.

Salón Auditorio con nuevo nombre.
En un emotivo acto, con la presencia de personalidades de la cultura riojana, se llevó a cabo la imposición del nombre “Monseñor Enrique Angelelli y Mártires Riojanos” al Salón Auditorio emplazado en el edificio de la Función Judicial. Al respecto, Brizuela dijo que el cuerpo en su conjunto resolvió llevar a delante este homenaje.
“Las luchas de Angelelli permanecen hoy vigentes”, sostuvo el presidente del TSJ y planteó que “necesitamos instituciones comprometidas con los que menos tienen, por quienes día a día sufren las consecuencias de una situación económica desfavorable, y que también sufren la explotación”. “Debemos tener y asumir un rol comprometido, porque la gente necesita de ese compromiso, y por otro lado porque estamos obligados por la ley a hacerlo. No solo es expresión de deseos e ideas, es el deber del magistrado”, manifestó.
Presentación del escritor Brienza
Luego de la imposición del nombre al Salón Auditorio, la Función Judicial dio inicio al ciclo cultural con la presencia del reconocido periodista, escritor, politólogo, ensayista e historiador argentino Hernán Brienza que presentó su último libro “La Argentina Imaginada. Una biografía del pensamiento nacional”. A sala llena, el escritor presentó su obra y luego respondió inquietudes de los presentes que participaron activamente del evento.
En ese marco, Brienza destacó la iniciativa del TSJ y la gestión de su presidente, Luis Brizuela, al sostener: «me gustaría que la Corte Suprema de la Nación estuviera integrada por gente como Luis Brizuela que es capaz de hacer este ciclo y abrir este salón». Así también, consideró que estas acciones «marcan una justicia diferente».
Cantata al Pastor de Tierra Adentro
Finalmente, para dar cierre a las actividades en homenaje al ex obispo riojano, la Función Judicial presentó la Cantata “El Pastor de Tierra Adentro”, la obra lírica, poética y musical que recrea los momentos más importante de la vida de Monseñor Angelelli.
El evento cultural se llevó a cabo en el Salón Auditorio del TSJ “Monseñor Enrique Angelelli y Mártires Riojanos”, con la participación de cantantes, músicos y bailarines riojanos, que expusieron a través de relatos y canciones la preocupación que tenía Angelelli por los sectores postergados de la sociedad, y su inquebrantable fe para seguir adelante. De esta manera, se recordó el paso de Angelelli por la Diócesis de La Rioja.
La presentación generó una fuerte sensibilización del público, y a través de los artistas Kike Alamo, Gloria De La Vega, Aníbal Vergara, Darío Lucero, Miguel Paez, Christian Diaz Vidal y Raul Minué que pusieron voz a esta obra musical histórica, alcanzó en cada una de las partes de la obra un pico de tensión y emoción reflejada en la puesta escénica de los bailarines, el solo de un bombo, la calidez de la única voz femenina y la contundencia de un grito de esperanza en el tema “Hay que seguir andando”, la canción que corona esta obra.
Pero cuando ya habían llegado los agradecimientos y el cierre parecía ser inminente, se leyó una poesía de Alfredo Bustamante titulada “La Pastoral” que fue el contundente cierre de todo un mes de agosto, rememorando la vida y el legado del Pelado Angelelli, como les gusta recordarlo a quienes su vida caló hondo y forjó una impronta de justicia social.