La Universidad Nacional de La Rioja, a través de un proyecto de Extensión, puso en funcionamiento una sala de atención odontológica en el centro médico “Madre Teresa de Calcuta”, perteneciente a la Fundación “Padre Praolini”, del barrio Aguadita de Vargas.

Las acciones se pudieron concretar a través del proyecto de Extensión denominado “Una sonrisa para la Fundación Padre Praolini”. Asimismo, el Círculo Odontológico La Rioja, presidido por Guillermo Arnaudo, donó un sillón odontológico; y la doctora Liliana D´Alesandro -junto a Arnaudo-, facilitaron un compresor, un equipo de rayo, estufa, estabilizador y demás elementos necesarios para llevar adelante la tarea de extensión.

Arnaudo es docente extensionista de la carrera de Odontología, que depende del Departamento de Ciencias de la Salud, y tendrá a cargo la continuidad del proyecto de extensión “Una sonrisa para la Fundación Padre Praolini”, como así también la supervisión y control de los elementos donados para llevar adelante la tarea.
La presidenta de la Fundación, Carmen Cocha, dijo que “esto viene a completar ese derecho que tiene la gente, que no tiene una obra social, ni cómo llegar al centro; así que profundamente agradecida”. “Es el inicio de un camino que vamos a recorrer juntos; que la universidad no nos suelte de la mano”, pidió.

Por su parte, el presidente del centro vecinal del barrio Virgen de los Cerros II, Diego González Palacios, dijo: “para mí fue muy grato saber que esto existía y acerca mucho a la buena vida de la gente, porque la salud bucal es algo muy importante. No tan solo devuelve salud, sino también autoestima. En estos tiempos que estamos viviendo una situación económica bastante complicada, ayudar a la comunidad con este tipo de cosas, es importante”.

En tanto, el rector de la UNLaR, Fabián Calderón, explicó: “la apertura del sillón odontológico forma parte de un proyecto de extensión que lleva adelante el docente Guillermo Arnaudo y equipo. Así como lo llevamos adelante en El Cantadero, ahora lo hicimos en Aguadita de Vargas. Allí se realizan prácticas de extensión, investigación y atención por parte de los estudiantes de odontología, conjuntamente con los docentes y algunas agrupaciones estudiantiles. Precisó que “es una apuesta y compromiso de la universidad y la carrera de odontología para con los territorios y las organizaciones”.

De igual modo, agradeció a docentes, estudiantes, graduados y nodocentes y concluyó señalando que “va a ser un espacio de práctica para los estudiantes, importante para la acreditación de la carrera y actividades extensión que realicen”.