Semanas atrás la Secretaría de Ambiente de la Provincia, conjuntamente con Gendarmería Nacional y bajo la instrucción del Juzgado Federal en La Rioja, procedió al rescate de un mono carayá (Alouatta carayá), que se encontraba en cautiverio. Luego de ser rescatado y estabilizado fue derivado a la Reserva Experimental Horco Molle en la provincia de Tucumán, donde se llevó a cabo su recuperación.

Desde la Secretaría de Ambiente se informó que luego de un intenso trabajo veterinario, estudios, valoraciones, y dedicación, Simón (como fue bautizado el mono carayá) ya se encuentra completamente recuperado, aunque las secuelas que le dejó el cautiverio no le permiten contar con la posibilidad de ser liberado a su hábitat natural.

Desde la cartera ambiental recordaron que Simón fue rescatado junto a Gendarmería Nacional de un domicilio particular en la ciudad de Chilecito, donde lo encontraron encadenado, mal alimentado y en malas condiciones sanitarias.

Sin embargo, hoy se encuentra en perfecto estado, y habita una isla con amplio espacio y árboles que comparte con una hembra de su misma especie, se alimenta de flores, frutos y hojas. Todo esto fue posible gracias al trabajo de un gran equipo integrado por Ambiente de La Rioja, Gendarmería Nacional y el rápido accionar de la Justicia Federal.

Por su parte, el secretario de Ambiente de la Provincia Santiago Azulay agradeció el invaluable trabajo que lleva adelante la Reserva Experimental Horco Molle a través de sus profesionales y expresó que estas acciones, muchas de ellas silenciosas, mejoran la calidad de vida de especies de la fauna silvestre, llenan el corazón y son las que nos motivan a seguir luchando juntos, no solo por la fauna sino por el ambiente en su totalidad.

Finalmente remarcó que la legislación nacional y provincial prohíben la captura, tenencia y venta de animales silvestres, incumplir las normas constituye un delito, debemos reforzar como seres vivos el vinculo con la naturaleza para preservar la casa común.