En la plaza informal, el dólar paralelo se disparó un 4,6% a su nuevo récord de $67,50, impulsado por la creciente demanda como cobertura a solo 10 días de las elecciones presidenciales, la escasez de la oferta y temor a mayores controles. Aprovechando la brecha con el oficial, algunos ahorristas activaron el puré: compran en el oficial y venden en el paralelo, para obtener interesantes ganancias en pesos.

El dólar blue saltó $3 y la brecha con el oficial es la más alta desde 2015: alienta la vuelta del puré

Recalentado, el dólar blue extendió su rally alcista este jueves y se disparó $3 a $67,50, a partir de una creciente dolarización preelectoral, una escasez de la oferta y el temor a mayores controles cambiarios.

La fuerte suba del paralelo hizo que la brecha con la cotización minorista -congelada por intervención del BCRA- alcanzara el mayor nivel en casi cuatro años, algo que, según fuentes del mercado, comenzó a alentar al regreso del puré: comprar en el oficial y vender en el mercado negro para obtener para obtener una importante e inmediata ganancia.

En medio de las restricciones cambiarias en el mercado oficial impuestas desde principios del mes pasado por el BCRA, el dólar informal escaló un 4,6% a $64,50 para la compra y a $67,50 para la venta, lo que representa un nuevo récord histórico nominal, de acuerdo a un relevamiento efectuado por Ámbito en cuevas de la city porteña. Durante la rueda, llegó a tocar los $67,75.

Con este nuevo salto, la diferencia entre el precio del blue y del dólar oficial minorista se amplió y rozó los $7 o un 11,4%, el spread más importante desde diciembre de 2015, en épocas de cepo kirchnerista, cuando se ubicaba en torno al 50%.

En el último gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, la imposibilidad de comprar divisas en el mercado formal (en el último tiempo había cupos muy limitados) provocaba que la mayoría de las operaciones terminaran concretándose en las cuevas, impulsando en algunos momentos spreads de casi 100%.

Hay «temores a mayores controles en el mercado por parte del Banco Central, lo que hicieron subir de golpe la cotización del dólar en la franja informal», dijo un operador, más allá que este jueves el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, volvió a asegurar que el Gobierno «no está evaluando» ajustar el control de capitales, es decir, bajar el techo de u$s10.000 para la compra mensual de divisas.

Más allá de dicha tensa calma en los mercados oficiales, los operadores están preocupados respecto a la sustentabilidad de la dinámica del drenaje de reservas y depósitos, por lo cual no descartan mayores controles de cambios próximamente en caso de no revertirse la tendencia, y así es que las «brechas» se recalientan al ritmo de una mayor dolarización preelectoral.

Otras fuentes del mercado atribuyeron la repentina suba del dólar blue a la escasez de la oferta, en una plaza paralela muy acotada. «Está caliente. Falta merca», describió así un cuevero la falta de billetes en el mercado negro.

El analista financiero Christian Buteler explicó a Ámbito que «se está dando algo similar a lo que ocurre en el mercado mayorista: falta oferta, no hay quien venda».

Por ello, según su opinión, el precio hoy lo determina la cantidad de compradores y la cantidad de vendedores: «Hoy estás teniendo una relación de 10 a 2. Diez tipos te quieren comprar y solo dos te quieren vender».

Lo cierto es que para el mercado no sorprendió demasiado la suba repentina del blue, teniendo en cuenta los valores del dólar contado con liquidación y MEP, que marcaron nuevos récords.

Justamente en los mercados financieros el dólar «contado con liqui» -que surge de compra de bonos o acciones, y su posterior venta en el exterior para hacerse de divisas- también operó con una fuerte tónica alcista: trepó $4,52 (+6,5%) a los inéditos $73,83.

En consecuencia, la brecha entre el llamado dólar cable y la cotización oficial mayorista se extendió al 26,7%.

A su vez, el dólar MEP o Bolsa avanzó $3,44 (+5,1%) y superó por primera vez los $70 (cerró en $70,87), lo que implicó un spread de 21,5% frente a la cotización del MULC.

Regreso al puré

Agazapados y a la espera de la inminente reacción del blue, que se concretó en los últimos días, muchos ahorristas comenzaron a reactivar el puré, aprovechando el mayor spread con el valor el dólar oficial.

La operatoria consiste básicamente en comprar en el oficial, y luego vender en el mercado paralelo, para obtener inmediatas e interesantes ganancias en pesos.

En el mercado, operadores resaltan que la clave está en conseguir el precio más bajo en bancos o casas de cambio (hoy se pudo conseguir un mínimo de $58,701 en agencias de cambio online), para luego ir con esos billetes a las cuevas y cambiarlos contra pesos. Este jueves, algunos arbolitos llegaron a pagar un máximo de $64,50 por dólar (precio de compra). Es que también la punta compradora y vendedora en el mercado informal es bastante amplia ($3).

Así, la diferencia entre ambos mercados para efectuar la operación es de casi $6, por lo que con un monto de u$s10.000 (límite máximo mensual autorizado para comprar en el oficial), la ganancia es de aproximadamente $60.000.

Más allá del resultado que trae aparejado la operación, siempre es bueno recordar que se trata de un mercado ilegal y puede haber consecuencias legales. «Hay que advertir a todo inversor que a diferencia de las operaciones conocidas como «rulo» y sus variantes, el «dolar puré» se realiza por fuera del sistema financiero formal, y esto trae consecuencias legales por la aplicación del Régimen Penal Cambiario, que por comodidad o ignorancia históricamente, este ha subestimado», advirtió Sergio Morales presidente del Centro Latinoamericano de Inversiones (CELAI), y director de Morales Inversiones.

Oficial, congelado

Mientras tanto, el anestesiado dólar minorista subió seis centavos a $60,59, según el promedio de las principales entidades financieras, que releva el Banco Central (BCRA).

En el Banco Nación, la divisa cerró estable a $59,50, mientras que en el canal electrónico se consiguió a $59,45.

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), en cambio, la moneda estadounidense bajó dos centavos a $58,32, controlado por tempranas intervenciones del Banco Central que le pusieron un techo al precio. Fuentes del mercado estimaron que la entidad monetaria habría vendido de sus reservas en el mercado de cambios unos u$s120 millones.

Por último, el billete minorista operó de la siguiente manera en los distintos bancos y agencias de la city porteña: