Ayer dio inicio al juicio contra Patricio Pioli, imputado por los delitos de “Coacción y Lesiones Leves Calificadas». En esta primera audiencia Pioli se abstuvo a declarar. El juez Chamía ordenó la prisión domiciliaria al imputado mientras dure el juicio. Además, declaró la víctima, Paula Sánchez Frega y su médico psiquiatra. La próxima audiencia se realizará el martes 26 a las 17 horas

Esta primera audiencia inició con la lectura de la solicitud de la querella de la revocación de la excarcelación, ya que se adviertió el incumplimiento del imputado, por haber participado de una convención de tatuajes en San Juan. Ante esto, el abogado de Pioli, Juan Carlos Pagotto, consideró que hay persecución y hostigamiento hacia su defendido. «Nada hizo él para que se le revoque la excarcelación», aseguró en su argumento y solicitó el rechazo a esa solicitud, a la vez que expuso la importancia del inicio de esta audiencia y la presencia de la prensa para que se difunda la verdad de su defendido. «No se ofició a San Juan para ver si estuvo. No se investigó», reafirmó en ese mismo sentido. Asimismo, el abogado pidió que permanezca en libertad, «puedo asegurar que va a venir siempre que se lo solicite», indicó y también solicitó que se tomen las medidas de seguridad correspondientes para Pioli. De inmediato, el juez Chamía dijo que se le ordenará la prisión domiciliaria al imputado mientras dure el juicio, ya que «tenía condiciones que cumplir para que se respete la excarcelación y las ha violado». Luego, el Ministerio Público Fiscal procedió a la lectura de la acusación. Seguidamente se le otorgó al acusado la posibilidad de prestar declaración indagatoria. Ante esto, el doctor Pagotto dijo que su defendido se abstendría a declarar y lo hará cuando la defensa lo crea conveniente. Después, se dio lectura a la declaración que Pioli brindó el 12 de diciembre de 2017, donde el acusado expuso cómo conoció e inició la relación con Sánchez Frega, porqué terminó su relación «en malos términos» y lo sucedido luego con la difusión del material. A continuación, se dio paso a la incorporación de las pruebas testimoniales.Declaró la víctima En primer lugar, prestó declaración testimonial la víctima, Sánchez Paula Verónica, de 29 años. Previamente, el acusado fue retirado del lugar por pedido de la querella. Allí, Sánchez Frega negó haber consumido pastillas el día que conoció a Pioli para que la tatuara y calificó como «relación enfermiza» la que mantuvo con el acusado. Aseguró que estuvo en pareja durante ocho meses y pasados los primeros cuatro meses de relación sufrió violencia en reiteradas oportunidades. Dijo también que por iniciativa de Pioli se filmaban cuando tenían relaciones sexuales, pero ese contenido no era para la difusión pública, y aseguró que ese material estaba almacenado únicamente en el celular del acusado. Además, dijo que en varias oportunidades cuando ella le decía a Pioli que terminaría la relación, en medio de las discusiones, él le decía que recuerde que tenía ese material y la amenazaba con difundirlo, así como también hacía referencia a una violación que ella sufrió cuando tenía 5 años. Expuso además que no se difundió todo el contenido y que hay más material en el teléfono de Pioli. Declaró también que ella se enteró de la divulgación del material por un amigo suyo y aseguró que el acusado le envió en una oportunidad una foto de su cuerpo, diciéndole que recuerde que él tenía ese contenido. También indicó que recibió un total de tres mil pesos, en billetes de 500 pesos, escritos por puño y letra de Pioli, donde le pedía regresar con ella y le declaraba sus sentimientos. Además, expuso cómo estuvo luego de la difusión masiva del material, lo que determinó que tenga problemas psiquiátricos, estrés postraumático, trastorno de ansiedad, ataque de pánico e insomnio. Reiteró que no autorizó a Pioli a divulgar las fotos, hecho que inició el 26 de mayo, y dio cuenta que permanece con tratamiento psiquiátrico. Luego de reiterar el diagnóstico psiquiátrico, dijo que se presentó a esta audiencia con el blíster de pastillas para el ataque de pánico, que le fue permitido traer. Declaró el médico psiquiatra de Sánchez Tras la declaración de Sánchez, la audiencia se reanudó con la declaración testimonial de Luna Sabino Antonio, médico psiquiatra de la víctima, quien fue relevado del secreto profesional por la querella, por pedido de la defensa. Dijo que Sanchez Frega es su paciente desde hace 4 o 5 años, de manera regular, «es decir, a veces concurre y a veces no». Luego expuso los hechos que fueron narrados por su paciente, tanto de violencia física como amenazas. Afirmó que la última vez que la vio fue hace un mes, cuando la observó con una satisfacción de saber que pronto iba a terminar este suplicio y por otro lado con el temor de verse nuevamente expuesta por lo que significa este juicio. Expresó que él la atendía tiempo antes, cuando presentaba otros síntomas como trastornos de sueño o trastorno por ansiedad, pero fue a partir de los hechos que se investigan, de violencia física y psicológica, y exposición pública, que comenzó a observar síntomas de estrés postraumático, lo que provocó limitaciones en su vida cotidiana, como no querer salir de su departamento para ir a ver a su mamá. «Es un daño severo a la salud» de la víctima, afirmó y aseguró también que su paciente jamás tuvo distorsión de la realidad. En tanto que consideró que, de acuerdo a lo narrado por Sánchez Frega, la actitud de Pioli puede ser catalogada como un trastorno de personalidad, llamada personalidad psicopática. Luego, consultado por la defensa, el médico dijo que la personalidad de Sánchez Frega corresponde a trastorno de personalidad narcisista y procedió a explicar lo que esto significa. Finalizada la declaración del profesional médico, se dio por concluida esta primera audiencia. El juicio continuará el martes 26 a las 17 horas.