El aberrante hecho ocurrió ayer en el barrio Vargas, donde un menor de tan solo 5 años ingresó desesperado a una panadería para pedir ayuda. Según manifestó a los presentes, un joven intentó bajarle los pantalones y lo tocó en la calle.

Los vecinos del barrio Vargas se vieron conmocionados en la jornada de ayer, cuando un pequeño de 5 años ingresó corriendo a una panadería pidiendo socorro a los gritos. Sucedió por calle Callao, donde el menor vivió una terrible experiencia con un desconocido que lo interceptó en la vía pública.

Según expresó el niño, iba caminando por la calle cuando un joven lo abordó, intentó bajarle los pantalones y le tocó sus partes íntimas, logrando escapar para pedir ayuda en el local.

Rápidamente, los presentes llamaron al 911 e intervino el personal policial de la Comisaría Segunda, que trasladó al menor a la Dirección de Asuntos Juveniles.

Por su parte, los vecinos indicaron a la policía que siempre verían al niño deambulando por las calles mientras su madre trabaja.