En la tarde de este viernes, en el marco del 70º Aniversario de la Gratuidad de la Enseñanza Universitaria, la Universidad Nacional de La Rioja vivió una nueva fiesta de colación de grado. En la oportunidad, ante una colmada Sala Académica “Dr. Oscar Quiroga Galíndez”, los flamantes graduados recibieron sus respectivos diplomas.

El acto fue encabezado por el rector, Fabián Calderón, autoridades rectorales y decanos de departamentos académicos y sedes universitarias, autoridades del Colegio Preuniversitario “General San Martín”, del hospital Escuela y de Clínicas “Virgen María de Fátima”, FUNLaR, OSUNLaR; gremios ATUR, SIDIUNLaR y ARDU, y demás referentes universitarios, docentes, nodocentes, estudiantes, familiares de graduados y público en general.

Tras el ingreso de las banderas de ceremonia y la entonación de los himnos nacional y provincial, el Rector realizó la toma de juramento a los flamantes graduados.

Seguidamente, en representación de los recientes profesionales, el licenciado en Turismo, Agustín Fuentes Sauma, en alusión al proceso de “La Toma” que se vivió el año 2013 en la UNLaR, expresó: “En estos años hemos aprendido que el estudiante no viene a la universidad solamente para estudiar y conseguir el título, sino también para ‘hacer lío’, como dice el Papa Francisco, con el fin de colaborar y ayudar a nuestros compañeros y a transformar la universidad, para que cada año sea mejor, tanto en sus aspectos académicos como en su funcionamiento institucional y democrático”. Luego, dirigiéndose al resto de graduados, dijo: “felicitaciones compañeros, les deseo muchos éxitos en sus carreras profesionales y ¡que viva nuestra querida UNLaR!”.   

70º aniversario de la gratuidad de la enseñanza universitaria

Por su parte, Calderón emitió su discurso refiriéndose al Decreto del año 1949 que eliminó el arancelamiento en las universidades pública y habilitó la gratuidad de la enseñanza universitaria: “permitió y favoreció para que los hijos de los trabajadores lleguemos a la universidad pública, no como un mérito, sino como un derecho”, indicó; y agregó: “ese es el derecho que hay que defender y acompañar”.

Por otra parte, puso en valor las oportunidades que estudiantes de la provincia, la región y Latinoamérica encuentran en la UNLaR, destacando que, en esta colación, “el 80 por ciento de graduados son primera generación en sus familias, el 70 por ciento son mujeres, el 68 son de La Rioja, el 28 de otras provincias y el 4 por ciento restante son de países del Mercosur”. En ese marco, también señaló que entre los jóvenes que recibieron sus títulos de grado se encuentra el nieto del beato riojano, Wenceslao Pedernera, sobre quien dijo: “no dudo que hoy hay regocijo en la familia Pedernera, y también lo hay en los cielos, porque que un nieto de un mártir y beato esté y sea graduado de nuestra universidad es digno de destacar y reconocer”.

Por último, dirigiéndose a los recientes profesionales, la autoridad académica cerró su mensaje marcando que “lo social y lo académico dejan de estar disociados y pasan a conformar un único concepto: la defensa de la universidad como un derecho. Que esta vida profesional se desarrolle en ese marco, de compromiso, de lealtades a una búsqueda de una mejor profesión, de lealtades a aquellos principios y convicciones que los llevaron a ingresar a esta universidad”. “Necesitamos que nuestros graduados sigan dando luchas en los distintos espacios profesionales, porque desde ese lugar vamos a pensar también en el bienestar de nuestra sociedad y de un pueblo que se merece seguir defendiendo derechos”, manifestó.

 Finalmente, se dio lugar al momento más esperado por los nuevos graduados: recibir sus anhelados diplomas.