Se cambió la sede original de Santiago de Chile por la crisis social que atraviesa ese país.

Lima acogerá la final única de la Copa Libertadores de América 2019 entre River Plate y Flamengo en lugar de Santiago, anunció este martes la Conmebol, mientras continúa la crisis social en Chile que deja hasta ahora 20 muertos.

«Nuevas circunstancias de fuerza mayor y orden público, analizadas y evaluadas con prudencia, considerando la seguridad de los jugadores, del público y de las delegaciones, motivaron la decisión de llevar la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2019 a Lima, Perú, y mantener la fecha del 23 de noviembre», destacó la matriz del fútbol sudamericano en un comunicado.

«La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado», agregó la entidad.

La decisión de la Conmebol, en conjunto con los presidentes de los clubes finalistas y de las de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile, se tomó como consecuencia de la crisis social que tiene en jaque al gobierno del presidente Sebastián Piñera desde hace dos semanas.