Se trata de huevos pertenecientes a un grupo de dinosaurios conocidos como saurópodos titanosauridos

El secretario de Cultura, Víctor Robledo junto a los subsecretarios Patricia Herrera y Nicolás Halkett anunciaron importantes actividades para esta semana. También participaron del anuncio la directora de Patrimonio Cultural y Museos, Ana Mercado Luna, la coordinadora de Artes Visuales, Luciana Gómez y el director de la Comedia de la Provincia, César Torres.  

Uno de los eventos que acapara la atención para estos días es la restitución de un nido de dinosaurio a la comunidad de Tama. La Secretaría de Cultura junto al CRILAR ? CONICET, restituirá a la comunidad de Tama, un nido de 9 huevos de dinosaurios, tras haber realizado la investigación correspondiente.

La Secretaría de Cultura informa que el próximo viernes 6 de diciembre, se restituirá a la comunidad de Tama un nido con nueve huevos de dinosaurio saurópodo, que fueron estudiados por investigadores del  CRILAR-CONICET, equipo a cargo de Lucas Fiorelli y Martín Hechenleither. Además, se hará entrega de paneles con información de los nidos y de un fósil de cocodrilo, ambos datados hace 75millones de años.

Ese día viajarán a Tama, el secretario de Cultura Víctor Robledo y la Directora de Patrimonio Cultural y Museos, Ana Mercado Luna, para restituir el hallazgo a la comunidad, representada por el intendente José Albarracín.

El primer hallazgo de huevos de dinosaurios en la localidad de Tama se produjo durante una expedición paleontológica realizada por el equipo de CRILaR,en Octubre de 2013. Mediante el rastrillaje efectuado en diferentes campañas, se pudo reconocer un total de cinco nidos de huevos, en rocas pertenecientes a la Formación Los Llanos, ubicados en el subsitio Campo de Romero.

Se trata de huevos pertenecientes a un grupo de dinosaurios conocidos como saurópodos titanosauridos, pertenecientes al periodo Cretácico desde hace aproximadamente 75 millones de años de antigüedad. Estos fueron dinosaurios cuadrúpedos, de cuello y cola larga y cabeza relativamente pequeña. Todos fueron herbívoros y algunos, como Argentinosaurus y Patagotitan, alcanzaron las 70 toneladas, lo que los convierte en los animales terrestres más grandes de los que se tenga registro.

Llanosuchus Tamaensis

En el año 2010 un equipo interdisciplinario de paleontólogos y geólogos del CRILAR-CONICET realizaron una campaña paleontológica en la región de Colozacán, a unos 4 kilómetros al sur de la localidad de Tama, en los llanos riojanos. En dicha campaña se encontraron pequeños restos fragmentarios del cráneo de un animal desconocido que resultó en el primer cocodrilo Cretácico de La Rioja, el Llanosuruchus tamaensis.

La denominación del nombre Llanosuruchus tamaensis significa «Cocodrilo de Los Llanos en Tama» el cual honra y hace referencia al lugar de procedencia de este extraordinario fósil. Este animal fue un pequeño cocodrilo de 1 metro de longitud perteneciente al grupo de los Notosuchia avanzados.

Vivió en un ambiente semiárido, posiblemente era herbívoro, cavador y se refugiaba en madrigueras para resguardarse de grandes dinosaurios predadores que rondaban la región hace 80 millones de años.