El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que «las fuerzas del régimen lanzaron al menos dos misiles tierra-tierra» en un ataque a un campo de desplazados en Qah, cerca de un hospital materno-infantil junto a la frontera turca.

Al menos 15 civiles, entre ellos seis niños, murieron en un ataque de las fuerzas sirias a un campo de desplazados en Qah, en el noroeste de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

«Las fuerzas del régimen lanzaron al menos dos misiles tierra-tierra causando grandes daños al campo y quemando las tiendas de los desplazados», indicó la organización pro opositora con sede en Londres, que cuenta con una amplia red de colaboradores in situ.

El campo de Qah, situado cerca de un hospital materno-infantil junto a la frontera turca, está poblado por desplazados que huyeron del conflicto en la provincia de Idlib y el oeste de Alepo.

En esa región, último bastión opositor en Siria, el gobierno del presidente Bashar al Assadd realiza una ofensiva contra las facciones armadas.

La Defensa Civil siria, que opera en zonas que escapan al dominio de Damasco, aseguró en su cuenta de Twitter que se había producido «una masacre» en el interior del campo Qah, pero sin especificar el número de víctimas.

Según el Observatorio, los equipos de rescate intentaban salvar a las víctimas entre las tiendas y agregó que la cifra de muertos podría aumentar dada la gravedad de los heridos, cuyo número no detalló