El gobernador Ricardo Quintela anunció la medida de congelar por el término de ciento ochenta días los salarios de los funcionarios políticos del gobierno como una medida de que apunta al reordenamiento de toda la administración pública de la provincia.