Roberto Fernández, secretario general del sindicato, está atrincherado. El conflicto se inició por una interna sindical. En paralelo hay un paro que afecta a miles de usuarios

Un grupo de choferes de colectivos que trabajan para la Empresa Grupo Dota SA generaron graves incidentes en la sede de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) luego de que el secretario general del gremio, Roberto Fernández, descalificara el paro y los cortes en los puentes La Noria, Pueryrredón y Alsina que realizaron en forma sorpresiva cerca del mediodía.

Los choferes, que pertenecen a una facción disidente a la que conduce Fernández, tomaron el edificio, rompieron vidrios y destrozaron las oficinas. El secretario general se encontraba en ese momento dentro de las instalaciones y tuvo que atrincherarse en el techo para evitar ser lastimado.

En la puerta del lugar hay una fuerte presencia policial y 7 unidades del SAME. Efectivos de Infantería de la Policía de la ciudad de Buenos Aires llegaron a la sede para evitar que haya una toma completa del lugar y que se acentúen los incidentes, pero para el momento en que arribaron la situación estaba descontrolada.

Los choferes que protestaban se subieron al techo de la sede, colgaron banderas y cantaron contra Fernández. Dos horas antes, en uno de los cortes que llevaban adelante, habían adelantado que estaban en contra de la conducción del actual secretario general y que pedían que se realicen elecciones.

Como consecuencia de los incidentes hay, por lo menos, 8 heridos. Seis de ellos están internados en el Ramos Mejía. Otro está internado en el Hospital Pena. La Policía detuvo a una persona con un revolver 9 mm en su poder.

“Este grupo de Dota me tomó el gremio. Lastimaron a todos. Estoy arriba del techo. Pasaron por arriba de la Policía o no llegaron tarde. A lo mejor son las últimas palabras que te digo”, dijo Fernández en una entrevista con el periodista Jonatan Viale en radio La Red, en la que dijo que estaba hablando desde el techo del sindicato porque la facción disidente le había tomado el edificio.

“Me está pasado esto porque no quiero lastimar a nadie. No es que no me puedo defender. Me estoy peleando con los míos para que no nos defendamos. Se metieron el gremio y me tomaron hasta el piso 4. Me rompieron todo”, explicó el secretario general del gremio.

“Yo voy a resistir, si suben al techo los mato a fierrazos», amenazó Fernández al tiempo que exigió la intervención de la policía para controlar la situación en la puerta del gremio. «Que la policía venga a rescatar a la gente, a mí no, yo soy el capitán, dejame para lo último, acá hay muchos empleados que no tienen nada que ver, nosotros no somos patoteros”, agregó.

“Siempre nos cerraron las puertas. Se creían dueños del sindicato. Estaba tomando por ellos. Nosotros empezamos a pelear buscando un espacio. Nunca nos escucharon”, explicó Fernández, quien además dijo que cuando llegaron al gremio esta tarde fueron atacados desde adentro del edificio y que a partir de ese momento se desbandó la situación y comenzaron los incidentes.

Más de 50 líneas de colectivos están paradas y se sumaron a la medida de fuerza que tiene como objetivo pedir una recomposición salarial, pero también reclamar la reincorporación de dos delegados que, según denuncian, fueron despedidos y no recibieron el apoyo del gremio.

El conflicto se enmarca en una interna gremial en la UTA, donde una facción del sindicato decidió realizar medidas de fuerza y la oficial, liderada por Fernández,las cuestionó a través de un comunicado firmado por el propio secretario general.

En ese documento Fernández aseguró que protestas fueron “orquestadas por un grupo de dirigentes que perdió las elecciones en el gremio y que no tienen ninguna autoridad orgánica». «Este grupo recibe además el apoyo evidente de la Empresa Grupo Dota SA, que les presta colectivos, facilita el acceso a lugares de trabajo para realizar asambleas”, advirtió.

 “Llama mucho la atención que estos hechos ocurran a menos de una semana de la asunción del nuevo gobierno democrático, al que todos los sectores nacionales le están dando un lógico tiempo de adaptación a los nuevos cargos», explicó Fernández sobre los cortes y el paro. Horas después los choferes se hacían presente en las puertas del sindicato.

Fuente: Infobae