Según estimaciones privadas, los alimentos y bebidas tuvieron un aumento fuerte a pesar de la tranquilidad cambiaria.  

El jueves de la semana próxima se conocerá el primer dato oficial relevante bajo la presidencia de Alberto Fernández. El Indec publicará el índice de inflación de noviembre, que las consultoras estiman en un amplio rango de entre 3,6% y 4,6%. De todas formas, significará una nueva aceleración de los precios tras el 3,3% que marcó octubre. El cepo cambiario reforzado que estableció el Banco Central tras el resultado electoral del 27 de octubre mantuvo controlado el precio del dólar, pero eso no evitó que haya un nuevo recalentamiento de precios. De acuerdo al relevamiento de consultoras realizado por TN.com.ar, las estimaciones privadas, en promedio, arrojan una expectativa de 4% para noviembre. Una de las razones que explican que la inflación se haya acelerado nuevamente tiene que ver con que los valores de bienes esenciales como alimentos y bebidas registraron aumentos fuertes. «El mal dato de inflación tiene que ver con alimentos y bebidas, que subieron por encima del 4%. Es una mala noticia porque ese número hay que tenerlo en cuenta para variables sociales como pobreza o indigencia», dijo a este medio Federico Moll, director de Ecolatina.