Se trata de un pequeño de apenas un año y siete meses de vida, hijo de un conocido integrante de la Policía de la Provincia. Estaba en una finca con su padre y cayó a un tanque de fibrocemento. Murió ahogado pese al esfuerzo de los médicos

Un bebé de apenas un año y siete meses de vida murió ahogado ayer, al caer en el interior de un tanque de fibrocemento que estaba lleno de agua. La tragedia golpeó a una conocida familia de Famatina, en virtud de que el padre del pequeño es numerario de la Policía de la Provincia y cumple funciones en Famatina. El tremendo accidente se registró cuando el papá del pequeño, cuyos datos filiatorios no fueron proporcionados realizaba tareas agrícolas en una finca de su propiedad, ubicada a escasos dos kilómetros del domicilio de la familia. En un determinado momento el pequeño cayó en un tanque de fibra de cemento que estaba lleno de agua y su padre lo trasladó de urgencia al hospital Ramón Carrillo, de Famatina, donde pese al esfuerzo de los médicos del hospital el pequeño ya había dejado de existir por asfixia por inmersión.

La terrible tragedia que golpeó a todos lo integrantes de la comunidad de Famatina se desató ayer, poco antes del mediodía, fuentes oficiales estiman que a las 11.30, en una finca ubicado a escasos dos kilómetros de Famatina y de la casa del padre de la víctima. 

A esa hora el padre del pequeño lo llevó hasta la finca donde debía realizar algunas tareas agrícolas. El pequeño jugaba tranquilo y por causas aún no establecidas cayó en un tanque de fibrocemento lleno de agua. Fue visto por el padre, quien en forma inmediata lo trasladó al hospital Ramón Carrillo, de Famatina donde fue sometido a protocolos de reanimación, pero todo fue inútil, el menor había fallecido