La sala del Espacio 73 estrena dos largometrajes en su última semana de proyecciones. Se trata de “Lo intangible, un documental sobre la obra y la vida del artista Fernando García Curten” y “Los sonámbulos” de Paula Hernández. Como siempre el valor de las estradas generales es de 50 pesos y de 25 pesos para estudiantes y jubilados.

Cerrando su temporada 2019, la sala de cine de la Secretaría de Cultura ubicada en calle Catamarca 73, pondrá en cartel dos filmes nacionales de jerarquía.

A las 20 horas el estreno llega de la mano de “Lo intangible”, documental de Matilde Michanie sobre la vida y obra del artista sampedrino Fernando García Curten, basado en el libro de Marcos Kramer: Un reflejo en la penumbra.

Después de años de trabajo y exposiciones internacionales Fernando García Curten (1939), uno de los artistas más secretamente reconocidos de su generación, supo que su arte había alcanzado un nivel definitivamente consagrado cuando, en el año 1990, se realiza una muestra retrospectiva exclusivamente dedicada a su obra en el Centro Cultural Recoleta. Fue entonces cuando, en forma abrupta y sin lógica aparente, decidió renunciar a la exhibición pública y regresar a San Pedro, su pueblo natal, abandonando todo contacto con el mundo del arte.

Un recorrido por su vida, sus decisiones, su visión sobre el mundo del arte: desde la formación, la inspiración, los avatares del proceso de trabajo, el lugar de los críticos, de los museos y las galerías, sin posturas impostadas, y principalmente por su trabajo es la propuesta de este film de Michanie.

Y a las 22, la propuesta llega de la mano de Erika Rivas, Daniel Hendler, Luis Ziembrowski, Ornela D’Elía y gran elenco, en “Los sonámbulos”. Este drama cuenta sobre una mujer madura y su hija de 14 años, sonámbula, en pleno despertar. Un matrimonio en los bordes de una crisis silenciada. Una familia ritualista, matriarcal y endogámica. Abuela, hermanos, primos. Un nuevo verano, sudor, alcohol, tradiciones. Cuerpos desnudos, cuerpos que cambian y las miradas sobre esos cuerpos nacientes. Un nuevo festejo de fin de año en la vieja casona histórica familiar es la encerrona para que los sonámbulos finalmente despierten