En el Día Mundial en respuesta al VIH y al Sida, compartimos una entrevista al médico e investigador Pablo Parenti, que en su visita a La Rioja habló sobre los últimos avances en el tratamiento. “Hoy, con un solo comprimido por día, es posible controlar en forma efectiva el virus y la persona tiene una expectativa de vida igual que las que no lo tienen”. Con el tratamiento, “la persona no solo no se enferma, sino que no transmite el virus”, expuso.

En el marco del Día Mundial, un momento para recordar el progreso logrado en dar respuesta integral al VIH y al sida, pero también para difundir cuánto queda por hacer para combatir esta epidemia responsable de 770.000 muertes y 1,7 millones de nuevas infecciones por VIH solo en 2018 a nivel mundial, EL INDEPENDIENTE presenta la entrevista realizada al médico e investigador rosarino, Pablo Parenti, que estuvo de visita recientemente en La Rioja, participando de las XVI Jornadas de VIH e Infectología, donde habló sobre los últimos avances en el tratamiento de los pacientes que conviven con el virus.

Parenti contó  que “hay mucha información que va surgiendo de los congresos que se hacen a nivel mundial, los tres más importantes (del 2019) en Seattle (EE.UU.), luego  en México y  el europeo en Suiza. Hay mucha renovación en nuevas drogas que son más cómodas y más durables para hacer un tratamiento no solo efectivo,  sino que cómodo y óptimo para el paciente”.

Control efectivo

El infectólogo indicó que “ya tenemos esquemas que están disponibles, también hay drogas que están en etapa de investigación y que todavía no están aprobadas, pero hoy tenemos la posibilidad de elegir entre varios esquemas de tratamiento, que incluso se combinan en solo comprimido. Hoy en día con un solo comprimido por día, es posible controlar en forma efectiva el virus para que no produzca enfermedad y de esa manera la persona pueda tener una expectativa de vida igual que las personas que no tienen VIH”.

Asimismo, resaltó que estas medicaciones, por otro lado “tienen  impacto en lo que es salud pública, porque  hoy en día una persona que está en tratamiento, no solo que no se enferma, sino que no transmite el virus”.

Por ello, resaltó que las metas “que tenemos, son que las personas que tienen el virus se testeen. Testear  la población en general para detectar a las personas que estén en tratamiento y de  esa manera no se enfermen y ni trasmitan el virus”. Incluso indicó que en la actualidad las personas que están en tratamiento y logran  su carga viral indetectable en sangre hasta “pueden tener relaciones sexuales sin trasmitir el virus. El tratamiento hoy en día hace que el virus deje de circular en sangre, y de esa manera no se transmite”.

Igualmente, resaltó que de “todas maneras la prevención es básica, y el uso del preservativo sigue siendo el standart máximo, porque es la única herramienta que previene contra todas las enfermedades de transmisión sexual, además es un método anticonceptivo. Sigue siendo la medida óptima, pero hoy el tratamiento hace que las personas se vuelvan indetectable, que es lo mismo que intransmisible”.

Hacer el test

El infectólogo destacó que los avances “científicos en lo que es el control del cuidado de la salud de una persona y los tratamientos, han avanzado sustancialmente. Lo que nos cuesta más es en avanzar en enfoques más integrales del cuidado del salud. El gran problema que tenemos hoy son las personas que tienen el VIH y no lo saben, y esa persona lamentablemente es la que se enferma, se interna,  se muere y transmite el virus. Todo eso se podría evitar”.

Por ello, señaló que la primera  recomendación hacia la población en general “es saber que testearse del VIH es un testeo más, como alguien que se hace el test de la diabetes, del colesterol. Se lo puede pedir a su médico clínico habitual, las parejas se tienen que  testear”.

Parenti remarcó que están viendo “en Argentina y en Latinoamérica un incremento de los nuevos casos en la población adolescente y en la población joven. Entonces no olvidar que el uso del preservativo, sigue siendo una herramienta eficaz, así como testearse y testerar a la pareja”.

Impacto negativo

En el gobierno de Macri algunas provincias tuvieron dificultades en asegurar en el sector público el acceso al tratamiento y  a los controles deben realizar pacientes con VIH. Para Parenti  se trata de “una situación lamentable, una muy mala noticia para nosotros fue  desde que el Ministerio de Salud de la Nación se transformó en una secretaría, eso tiene implicancia en el presupuesto y realmente nos ha afectado. Las provincias dependen de los programas nacionales para eso, y hemos tenido dificultades en varios lugares, esperamos que se vuelva a valorizar la salud, que se vuelva adquirir el rango de ministerio y poder tener accesos a los nuevos tratamientos y a los nuevos controles que son fundamentales”.

El especialista resaltó que esta situación “tiene un impacto en salud pública, porque si nosotros controlamos adecuadamente, vamos a lograr no tener nuevos casos y nuevos enfermos”.

Incluso, señaló que en el programa nacional de VIH/Sida el tratamiento en un solo comprimido “no tenemos los nuevos tratamientos, tenemos  tratamientos que ya estamos dejando de lado en un comprimido, pero los nuevos  no los tenemos disponibles, salvo en situaciones muy especiales. Ya están disponibles en algunas de las obras sociales, que a su vez también dependen del apoyo del Estado. Esperamos ansiosamente que las autoridades nacionales nuevas se encarguen de este tema para que podamos tener acceso a las nuevas terapias”, precisó el infectólogo.

Parenti contó que integra el colectivo de médicos de Latinoamérica y de Argentina “y estamos teniendo datos actualizados al 2018 y estamos viendo un incremento de los nuevos casos en la población de 15 a 25 años, sobre todo chicos jóvenes. Por eso son tan importantes todas las estrategias de educación y prevención que se hagan al respecto. Y por otro lado, hoy en día las personas que están en tratamiento tienen una expectativa de vida igual que las personas que no tienen VIH, y estamos viendo que personas mayores con el virus, que por ahí como no lo ven como un problema propio, no se testean, lo ven como que afecta a otra persona”