Voceros de la Casa Blanca y el primer ministro Justin Trudeau afirmaron que tienen datos que fundamentan esa hipótesis

El gobierno de Estados Unidos responsabilizó ayer a Irán de haber causado «por error» la caída del avión de bandera ucraniana que circulaba en las inmediaciones de Teherán el miércoles pasado con 176 personas. Más tarde, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, se unió a esta hipótesis. En una conferencia de prensa anunció que varias fuentes de inteligencia, incluidos los servicios canadienses, reportaron que el Boeing 737 fue «derribado por un misil tierra-aire iraní».

El presidente Donald Trump ratificó algunas horas después esta versión, aunque no ofreció ninguna prueba de las pericias con las que contarían los especialistas estadounidenses.

Según Trudeau, el suceso -en donde murieron 63 canadienses- “podría no haber sido intencional». El mandatario afirmó que datos de la inteligencia canadiense fundamentan esa hipótesis, pero se negó a dar detalles acerca de cómo se recabó esa información.

«Tenemos información de múltiples fuentes, incluidos nuestros aliados y nuestros propios servicios que indica que el avión fue derribado por un misil tierra-aire iraní», dijo Trudeau.

El primer ministro canadiense insistió en que estos últimos desarrollos «refuerzan la necesidad de una investigación exhaustiva sobre este asunto». «Como dije ayer, los canadienses tienen preguntas y merecen respuestas», dijo.

«Funcionarios canadienses deben tener acceso inmediato para identificar a las víctimas y participar de una investigación profunda y creíble. Trabajamos con los investigadores ucranianos por ahora, pero continuaremos conversando con Irán», aseguró Trudeau.

Fuente: TN