Un partido disputado entre dos equipos barriales del oeste de la ciudad de Córdoba sufrió una interrupción tan insólita como violenta cuando el referí cobró un penal para el equipo local y un espectador sacó un arma y disparó varias veces contra el juez, que recibió tres impactos, pero se halla fuera de peligro