Diferentes áreas del gobierno de la provincia y el municipio de la Capital,  se reunieron este miércoles, en la sala de situación del Ministerio de Salud a fin de continuar con las medidas de prevención que se están desarrollando para erradicar y prevenir el Dengue. En la oportunidad, desde la cartera de salud se dio a conocer el reporte epidemiológico de La Rioja y del país.
La reunión fue encabezada por el ministro de Salud Juan Carlos Vergara y durante el encuentro el director de Epidemiología,  Dr. Eduardo Bazán, hizo un análisis de la situación epidemiológica en el territorio provincial a partir de datos generales, de vigilancia epidemiológica, control vectorial y datos de la comunicación.
Bazán, indicó además que  en el marco de las tareas de prevención del dengue, provincia y municipio trabajaran en forma conjunta. El control del foco y el seguimiento de los enfermos es responsabilidad de la cartera sanitaria y de la tarea de  desmalezamiento y descacharreo, se ocupa el municipio de la Capital.
En cuanto al reporte provincial desde la Dirección de Epidemiología precisaron que hay 7 casos confirmados y 13 casos sospechosos en laboratorio y hasta la fecha, no se registraron casos de gravedad, ni muertes.
Referido al país detallaron que se notificaron 51 casos positivos (incluyendo confirmados y probables) de dengue sin antecedentes de viaje. Los casos confirmados autóctonos se encuentran en Misiones.
Cabe destacar que el dengue es una infección viral. El virus es transmitido a los seres humanos de todas las edades, por picaduras de mosquitos principalmente el mosquito Aedes aegypti, que es el mismo mosquito que transmite Zika y Chikungunya.
Los mosquitos se encuentran en estadios inmaduros en el agua, sobre todo en recipientes artificiales muy próximos a viviendas y, a menudo, en espacios interiores (floreros, recipientes de comida de animales, gomas viejas, baldes con agua, latas, etc), por lo que es necesario eliminar el agua acumulada.
La infección causa síntomas gripales y en ocasiones evoluciona hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal llamado dengue grave.
No tiene tratamiento específico, pero el diagnóstico temprano y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de mortalidad por