Beatriz Palacios, madre de uno de los imputados por la muerte de Claudia Castillo, se comunicó con Medios Provincia, donde exigió justicia para la fallecida y para su hijo, afirmando que el imputado no fue quien cometió el arrebato.  

La mujer se refirió a la persona que acusan ellos como autora del arrebato, y dijo que «fue el quien le vendió a Micaela el teléfono, es una persona que vende drogas a los menores, un mafioso que todos conocen, Diego Cortéz, hice denuncias por amenazas contra el, porque hace unos meses, el con un sobrino de Fiama me voltearon de la moto pero no tenemos respuestas», lamentó Beatriz. Aseguró también que no se realizó la investigación contra esa persona, y dijo que su hijo solo está siendo usado como «un perejil, no puede ser que un tipo que tenga un montón de antecedentes esté en la calle como si nada».