La pandemia afectó hasta el primer ministro, Boris Johnson, y al príncipe Carlos, en cuarentena.  

El Reino Unido registró un nuevo récord de muertos por coronavirus en un solo día, con 381 personas, que eleva a 1.789 víctimas mortales el balance de la pandemia en el país. Este recuento de 24 horas, establecido por el ministerio de Sanidad, es más del doble que las cifras del día anterior (180 muertos), marcando una fuerte aceleración en la mortalidad del virus. Se registraron más de 25.000 casos en Reino Unido, que cumple su primera semana de confinamiento tras las reticencias iniciales del primer ministro, Boris Johnson, a este tipo de medidas. Johnson figura entre los contagiados, al igual que el ministro de Sanidad, Matt Hancock o el príncipe Carlos. Inglaterra sigue siendo la zona más afectada de las islas británicas y acumula 1.651 de los 1.801 muertos de todo el país, entre ellos un paciente de 19 años sin patologías previas. En Gales murieron al menos 69 pacientes, mientras que en Escocia e Irlanda del Norte suman ya 60 y 28 fallecidos, respectivamente. Johnson, que continúa ejerciendo las funciones propias del cargo pese a estar aislado en su residencia de Downing Street, advirtió este martes en una reunión con su gabinete de que «la situación empeorará antes de mejorar». «Pero mejorará», insistió, según un vocero de su oficina. Downing Street recalcó que el aumento de los contagios y muertos demuestra la «importancia vital» de que la ciudadanía siga respetando la cuarentena decretada por el Gobierno. El Ejecutivo también ha salido al paso de las críticas de los sindicatos médicos que denuncian una falta de medios en los hospitales de Reino Unido, alegando que en las últimas dos semanas se reaprtieron 170 millones de equipos de protección. «No hay nada que sugiera que no tenemos bastante», señaló un vocero