Se trata de Luca Singerman, que volvió en un buque desde Uruguay a la Argentina pese a que estaba enfermo

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires confirmó lo que Luca Singerman negó al llegar a la Argentina. Tiene coronavirus joven que viajó en un Buquebús y obligó a estar en cuarentena a todos los pasajeros del barco -unos 400-. Según trascendió, su test había dado positivo en Uruguay aunque el hombre dijo que se enteró en el trayecto. Las autoridades porteñas lo demandarán por U$S700 mil, ya que, aseguran, ese fue el costo del operativo que tuvieron que montar una vez conocida la noticia. Además, Singerman enfrenta una causa federal que podría llevarlo a cumplir entre 3 y 15 años de prisión, la pena que prevé el artículo 202 del Código Penal para aquel que «propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas». En este caso, los 423 pasajeros que viajaron el jueves pasado en el buque San Patricio de la empresa de navegación. Desde que ingresó al país el joven de 22 años se encuentra aislado en el Sanatorio Agote. Por un mensaje que circuló en WhatsApp, se defendió de las acusaciones. Allí explica que se enteró del resultado del estudio que le habían hecho en el país vecino una vez que arribó al puerto.