«El femicida de las 113 puñaladas habló con un medio nacional desde la escena del crimen. Salió de prisión hace una semana, después de 24 años.  

En 1996, Fabián Tablado mató de 113 puñaladas a Carolina Aló. El femicidio fue en la casa de sus padres, en Tigre. Tras cumplir 24 años de cárcel, Tablado salió en libertad hace apenas una semana. Ahora, vive en el mismo lugar donde cometió el crimen, cuando tenía 19 años, y la víctima, apenas 17. En diálogo con TN.com.ar, admitió por qué fijó «temporalmente» ese domicilio legal: «No me queda otra. No tengo posibilidad de otro domicilio». El hombre, que ahora tiene 44 años, aseguró que ya tiene un nuevo hogar al que ir, más alejado, que le permita cumplir las restricciones de acercamiento que dispuso una jueza de Tigre, pero por el momento debe quedarse con su familia. «Somos personas trabajadoras», explicó acerca de los impedimentos económicos que le impiden alojarse en otro lugar. «Es un tema muy sensible para nosotros», dijo Tablado a este sitio. Además, manifestó su intención de no exponer a su familia. Sobre el impacto psicológico que podría provocar estar en el mismo lugar en el que asesinó a su novia, dijo sin explayarse: «Sí, me trae recuerdos estar acá». A penas le concedieron la libertad, la jueza de Familia Silvia Sendra dispuso una restricción de acercamiento a su ex, Roxana Villarejo, y a sus dos hijas de 11 años, que también viven en la zona. Luego, ordenó que llevara una tobillera electrónica para monitorearlo. Villarejo se colocó, de forma voluntaria, el mismo dispositivo para que en caso de que uno se aproxime al otro, se activen las alertas. Ocurrió este martes cuando fue captada a unos 200 metros del domicilio de Tablado, pero se corroboró que se trataba de una falsa alarma porque la mujer había ido al odontólogo. «Estoy de acuerdo con las medidas que se están tomando para resguardar la integridad de ellas», reconoció el femicida y se quejó: «Es algo que tendrían que haber hecho antes. Yo me hice cargo de las amenazas en 2012, en un juicio abreviado. En ese momento se les tendría que haber dado contención psicológica, como lo están haciendo ahora. La causa pasó por dos jueces», aseguró y destacó la decisión tomada por Sendra. A la vez, señaló que la magistrada le ordenó comenzar «un programa psicoeducativo para hombres que ejercen conductas violentas en la pareja». «Si no me lo daba ella, yo iba a pedir hacerlo», reveló. «Mi actitud es colaborar con estas medidas, no permanecer ajeno o renegado», cerró. No podrá acercase al padre de CarolinaEste viernes, la jueza de Familia también concedió una perimetral a Edgardo Aló que le impide a Tablado acercarse a menos de 500 metros del padre de Carolina. “Queda asimismo expresamente prohibido al denunciado, acercarse a menos de quinientos (500) metros del domicilio o lugar de trabajo del denunciante, aún en su ausencia, bajo apercibimiento de aplicarle las sanciones correspondientes”, agregó Sendra en el fallo. También le ordenó a Tablado “abstenerse de realizar actos de violencia, perturbación o intimidación, mediante cualquier modalidad (telefonía, Internet, valiéndose de terceras personas, etc.)