La investigación final sobre el accidente en el cual murió el deportista revela que «ni el piloto ni la aeronave tenían las licencias o permisos necesarios».  

Los especialistas de la Air Accidents Investigation Branch (AAIB, por sus siglas en inglés) del Gobierno del Reino Unido publicaron este viernes el resultado final de su reporte acerca de la avioneta que se estrelló el 21 de enero del 2019, en la cual viajaba el futbolista argentino, Emiliano Sala, quien falleció.  Entre sus conclusiones principales, sostuvieron que «ni el piloto ni la aeronave tenían las licencias o permisos necesarios para operar comercialmente». Aquella investigación duró 14 meses, y se trata del tercer informe por el caso que conmocionó al mundo del fútbol.  El casoEl pasado 21 de enero aquel jugador se despidió de sus excompañeros del FC Nantes y voló en una avioneta Piper Malibú, perteneciente al Cardiff City FC, para sumarse a los entrenamientos de su nuevo equipo, que lo había fichado por 17 millones de euros. Al atravesar el canal de la Mancha, su aeronave dejó de transmitir señales. Luego de 14 días de intensa búsqueda, un equipo de investigadores privado comunicó que había hallado el avión a varios kilómetros de la isla de Guernsey, cerca del lugar donde la aeronave fue detectada en los radares por última vez. Así, el 17 de febrero se produjo el funeral del futbolista, desarrollado en la provincia argentina de Santa Fe. En efecto, Sala provenía de la pequeña ciudad de Progreso