Francisco García, de 21 años, pertenecía al grupo de riesgo y había dado positivo a unas pruebas a las que fue sometido.  

España continúa en el foco de la información cuando se habla del coronavirus. Entre sus más de 200 muertes, éste domingo se registró la de un joven de 21 años que integraba el grupo de riesgo y había dado positivo por COVID-19 en unas pruebas que se le habían hecho días atrás. Francisco García, entrenador del equipo infantil del club malagueño Atlético Portada Alta no superó la enfermedad. Al español se le había diagnosticado una leucemia con anterioridad y el virus empeoró su cuadro. El joven se convirtió en el séptimo fallecido en la región de Andalucía. Hasta el momento, el técnico español se convirtió en la persona más joven en España en morir por esta enfermedad de la que se tiene constancia y en diálogo con “Málaga Hoy”, las fuentes sanitarias aseguraron que si sólo hubiera sido infectado con el virus, seguramente se hubiera recuperado. “Desde el Atlético Portada Alta queremos manifestar nuestro más profundo pésame a la familia, amigos y allegados de nuestro entrenador Francisco García que nos ha dejado, por profunda desgracia, en el día de hoy. ¿Y ahora qué hacemos sin tí, Francis? Sí siempre estabas con nosotros en el Portada o donde hiciera falta, ayudando. ¿Cómo vamos a seguir conquistando kilómetros en la liga? No sabemos como, pero seguro que lo haremos, por tí. No te vamos a olvidar, descansa en paz, fenómeno. Hasta siempre”, fue el comunicado que publicó la cuenta oficial del equipo en sus redes sociales. Según detalló el sitio “ABC” de España, García padecía una leucemia que se le había detectado tras acudir al Hospital Regional la semana pasada con síntomas propiamente correspondientes al coronavirus (dificultad para respirar). El presidente del Atlético Portada Alta, José Bueno, habló acerca del fallecimiento de su colega y detalló que se produjo sobre las ocho de la noche en el centro médico y que minutos antes había hablado con su familia y se encontraba estable. El directivo tenía la esperanza de que el joven iba a salvarse porque “era un chico fuerte”, se lamentó.