El hecho ocurrió en calle Río Paraná y Gáspar Gómez. Priscila Andrada de 22 años, sufrió un derrumbe en su vivienda mientras cocinaba. Como consecuencia, sufrió traumatismo de cráneo, cervical y hombro derecho. Personal de bomberos procedió a derribar la mampostería que estaba floja, verificar el resto de paredes y techos concluyendo que la casa es inhabitable por la inseguridad estructural de la misma.