Desde el lunes, los comercios podrían operar con envíos a domicilio. Evalúan que los consultorios puedan volver a recibir pacientes.  

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mantendrá este viernes por la tarde una reunión en la Quinta de Olivos con parte de los funcionarios de gobierno y el Comité de Crisis para ultimar detalles de una medida que daría inicio a la «cuarentena administrada» y abriría -en parte- el grifo de la economía en plena lucha contra el coronavirus. Se trata de un decreto que habilitaría a los comercios que puedan trabajar con envíos a domicilio, modalidad que hasta este momento se encuentra restringida a pocas actividades, entre estas la venta de alimentos. La decisión busca aliviar la compleja situación económica de los comercios minoristas en el país, que dejaron de trabajar ante el comienzo de la cuarentena total dispuesta por el gobierno de Alberto Fernández, y que se extenderá, al menos, hasta el 26 de abril. Dentro de este segmento estarían las ópticas, pinturerías, jugueterías, entre otros. Pero las habilitaciones no terminarían allí. El Gobierno también estudia la posibilidad de permitir las consultas médicas para casos no urgentes y los servicios odontológicos. Este segmento de prestaciones médicas quedaría habilitado bajo estrictas normas de seguridad. En este sentido, no estará permitida la aglomeración de pacientes en los consultorios y los turnos serán limitados. Cafiero había adelanto que desde el lunes se permitirían actividades en distintas provincias, en particular en regiones donde no se hayan registrado casos de coronavirus.