Los japoneses saben bien que los inodoros pueden ser pequeños prodigios de la tecnología. Extrañamente, en el resto del mundo es difícil encontrar un inodoro inteligente, con sensores y funciones avanzadas más allá de la gestión del agua. Ahora la Universidad de Stanford nos anticipa un mundo donde los inodoros pueden servir para monitorizar nuestra salud y eventualmente llegar a prevenir y detectar problemas como la diabetes, infecciones urinarias o inflamaciones del intestino.

En una investigación publicada en la revista Nature Biomedical Engineering y liderada por Sanjiv S. Gambhir, Seung-min Park, David Won y Brian Lee, se nos describe un inodoro con un sistema de sensores y cámaras. Un «inodoro inteligente» que ha sido probado en más de veinte participantes y mediante inteligencia artificial y reconocimiento de imágenes es capaz de analizar a quienes lo estén utilizando.

El fascinante mundo de los inodoros electrónicos japoneses: sensores, microchips y lo que está por llegar

Sensores de presión y cámaras de vídeo para recolectar datos

Video Recording

Además del reconocimiento facial y de huellas, los investigadores de Stanford explican que su inodoro es capaz de identificar usuarios por su huella anal. Como suena. En las imágenes publicadas podemos observar que se refieren a ello como ‘Analprint Scan’, un escaneo del ano de cada usuario para relacionar los datos obtenidos con cada usuario.

«Todos usan el baño, realmente no hay forma de evitarlo, y eso aumenta su valor como dispositivo de detección de enfermedades», explica Sanjiv. «El inodoro inteligente es la manera perfecta de aprovechar una fuente de datos que generalmente se ignora, y el usuario no tiene que hacer nada diferente».

Detalles Investigacion

El inodoro graba vídeo de la orina y las heces del usuario y esa información se procesa mediante algoritmos para detectar posibles patrones. El sistema, según cuentan los creadores, está preparado para determinar el volumen y tiempo de flujo de la orina (urodinámica) o la viscosidad de la muestra de heces. Un sistema que se activa en el momento que nos sentamos gracias al sensor de presión que incorpora.

Los sensores que incorpora el inodoro no son únicamente de visión por computador a través de las cuatro cámaras. El inodoro experimental también incluye tiras reactivas de orina para analizar el pH, la presencia de proteínas, glucosa y así detectar posibles infecciones.

Retrete Sistema Reconocimiento Ano

Toda esta información se envía a la nube, a un sistema accesible por doctores. Desde Stanford aseguran que estos datos se guardan de manera privada. Por el momento se trata de una investigación, pero no es difícil imaginar que pueda generar incomodidad y dudas entre los usuarios.

Según describe The Guardian, en una encuesta realizada a 300 participantes cerca de la Universidad, el 30% se sintieron incómodos y mostraron sus preocupaciones entorno a la privacidad de este sistema de reconocimiento del ano.

Más información | Universidad de Stanford